Sin migrar a la e-factura, 50% de las pymes

Foto: Especial

Sólo 2 millones 986,048 contribuyentes la adoptaron en el 2012

Con la entrada en vigor de la Factura Electrónica, el 1 de enero, se estima que 2 millones de contribuyentes vieron afectada su facturación, pues ya no pueden emitir comprobantes fiscales que se utilizaban antes del 31 de diciembre del 2012.

De acuerdo con el director general de CONTPAQi, René Torres Fragoso, al cierre de 2012 se tenía registro de que 2 millones 986,048 contribuyentes de los 5 millones que están obligados a facturar de manera electrónica, ya habían adoptado tal esquema.

Agregó que, de estas empresas rezagadas, 39% es microempresa; 5%, pequeña; 4%, mediana, y 5%, corporativo grande. De éstos, al menos 70% ha retrasado la migración por no saber qué sistema de facturación adoptar o cuál conviene a su negocio.

Las consecuencias para las empresas que se retrasaron en los trámites podrían ser graves, pues al detener su facturación registrarán bajas considerables en sus ventas. Al respecto, Gerardo López Nájera, integrante de la Comisión Apoyo al Ejercicio Independiente del Colegio de Contadores Públicos de México, comentó que las pérdidas para las empresas se calculan entre 5.2 y 6,000 millones de pesos.

Este impacto económico podría llevar a las empresas a integrarse al comercio informal al perder clientes, además de enfrentar multas por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT), panorama que vuelve urgente la adopción de factura electrónica para los contribuyentes.

Como explica Luis Felipe Sánchez, director general de Indicium Solutions, los contribuyentes que estén obligados a emitir comprobantes fiscales digitales y no lo hagan estarán sujetos a las multas previstas en el Código Fiscal de la Federación, según lo estipulado en los artículos 83 y 84, en los que se establecen sanciones que van de los 12,000 a los 69,000 pesos; en caso de reincidir, las autoridades fiscales incluso podrían clausurar los negocios de forma preventiva durante 15 días.

Última oportunidad

Los empresarios decididos a no permitir que el rezago en facturación termine con la historia de sus negocios han tomado medidas emergentes en este periodo para mantener su operación, en la mayoría de los casos, acercándose a expertos en la adopción de sistemas de facturación electrónica.

Enrique Gómez Moya, director general de Carvajal Tecnología y Servicios, apunta que efectivamente la manera más sencilla de contar con un sistema de factura digital es acercarse a un Proveedor Autorizado de Certificación (PAC) y destacó que se deben buscar a aquellos que ya trabajen con otras empresas del mismo giro del negocio del empresario, pues esto facilitará la adopción del proceso.

Héctor Valencia, académico de la Escuela Bancaria Comercial (EBC), recordó que en esta coyuntura las empresas cuyo manejo financiero no está al día o cuyos contadores buscan maneras de evadir el pago de impuestos deben aprovechar para poner orden a sus archivos.

“Se debe partir de que el negocio que no da para pagar impuestos no es negocio, la rentabilidad de una empresa no se consigue evadiendo impuestos: la constante búsqueda de formas para evadir el pago de impuestos es lo que ha provocado que la legislación fiscal sea tan complicada y se pierdan de vista las ventajas de la Factura Electrónica”, concluyó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Equipo de Redacción