Urge inclusión social y laboral de PcD

Foto: Especial

Empresas dejan pasar la oportunidad de incorporarlos a su plantilla laboral: Indra

La inclusión social o laboral de personas con capacidades diferentes está desatendida como parte de las estrategias de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), ya sea de compañías en México o de otros países, por lo que es necesario que se integre laboralmente a este sector de la población.

De acuerdo con especialistas consultados, la tecnología que existe actualmente permite mayor accesibilidad a procesos computarizados por parte de personas con discapacidad (PcD), lo que facilita su incorporación al mercado de trabajo.

A decir de Emma Albaladejo Poyatos, directora de Comunicación y Responsabilidad Social Corporativa de Indra en México y Centroamérica -empresa dedicada al desarrollo de soluciones tecnológicas-, las empresas desaprovechan la oportunidad que significa incorporar a sus plantillas laborales a personas con discapacidad, a través de software inclusivo.

La filosofía de Indra, compartió, es desarrollar específicamente soluciones innovadoras para personas con alguna discapacidad auditiva, motriz o cognitiva, con el objetivo de facilitarles la inclusión laboral y social.

“Tenemos un firme compromiso con la innovación para disminuir la brecha digital y tecnológica, y que las personas tengan mayor accesibilidad a la educación, trabajo y una vida independiente”, comentó la directiva.

Algunas compañías en el mundo, dijo, han descargado o incorporado las soluciones tecnológicas que ofrece Indra de manera gratuita, e integrado personal con capacidades diferentes en su plantilla laboral. Consideró que las firmas tecnológicas deben apostar por innovar en software que permita el desarrollo de personas con alguna discapacidad.

Además del desarrollo de soluciones, la Iniciativa Privada debe funcionar como catalizador del conocimiento de las herramientas tecnológicas y accesibles que existen para favorecer la inclusión social y laboral.

Doble reto

Jorge Reyes, director del Centro IdeaRSE para la Responsabilidad Social y Sustentabilidad de la Empresa de la Universidad Anáhuac, consideró que las empresas tecnológicas tienen una doble tarea en materia de responsabilidad corporativa.

Ese doble reto, refirió, consiste en que estas empresas deben diseñar su estrategia de RSE, implementarla y medirla, como el resto de las empresas que llevan a cabo iniciativas similares, pero además tienen en sus manos la capacidad de desarrollar soluciones que favorezcan las buenas prácticas entre el resto de las empresas.

Así, consideró, las empresas tecnológicas pueden permitir a otras compañías detonar sus iniciativas o esfuerzos alineados a su estrategia de responsabilidad corporativa.

(Con información de Alejandra Aguilar)

[email protected]

CRÉDITO: 
Diana Salado, El Economista