Universidades aportan inventores-emprendedores

Además de la formación de profesionales y el desarrollo de la investigación, el papel actual de las universidades incluye el aporte que sus inventores-emprendedores brindan a cada sector de la sociedad, opinaron especialistas.

Expertos participantes en el Seminario de Investigación de Estudios Institucionales, llevado a cabo en la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) coincidieron en que la actividad académica conlleva además la inventiva, que puede resultar en aplicaciones útiles para la industria o la sociedad.

La profesora del Departamento de Estudios Institucionales de esa sede académica, Claudia del Carmen Díaz Pérez, comentó que para algunos inventores académicos la actividad preponderante de la investigación es transmitir el conocimiento, no comercializarlo.

Sin embargo, indicó mediante un comunicado, hay quienes sí creen que se debe hacer negocio con las invenciones académicas porque favorece a los estudiantes, a los docentes y a la universidad.

En su ponencia “Inventores y patentes académicas: experiencias y recomendaciones”, la investigadora reconoció que los inventores de instituciones de educación superior del país enfrentan muchos obstáculos para hacer sus patentes y sus contratos de licenciamiento e incluso para crear empresas.

Indicó que todas las universidades o instituciones educativas tienen una carga de procesos administrativos que en la mayoría de las ocasiones son difíciles de enfrentar y con frecuencia, los emprendedores renuncian a patentar y prefieren publicar.

Además, abundó, algunos proponen que la universidad, además de docencia e investigación, haga vinculación, es decir, realice el contacto con las empresas, con los grupos sociales que necesitan resolver problemas para realmente involucrarse con la sociedad.

a su vez, el profesor-investigador del Departamento de Producción Económica de la Unidad Xochimilco de la UAM, Jaime Aboites Aguilar, habló sobre la movilidad académica y la tendencia de flujo de investigadores de los países en desarrollo hacia los países industrializados.

En su ponencia “Diáspora de inventores mexicanos”, uno de los precursores en México de los temas de patentes académicas explicó que los argumentos más comunes por los que se da esta fuga de cerebros es por los salarios que pueden percibir en países de Europa o Asia y en Estados Unidos, en comparación con los de México.

Asimismo, abundó, También porque no encuentran las condiciones necesarias para realizar actividades de investigación y desarrollo o porque hay muy poca o nula vinculación de las universidades con las empresas.

El investigador subrayó la participación siempre latente de investigadores-inventores mexicanos en patentes de otros países, sobre todo en áreas como la ingeniería, la biotecnología, biología, química, ciencias agrícolas, exactas y de la salud.

Los estudios sobre estas temáticas están dentro de una nueva rama denominada Economía del Conocimiento, en la que hay dos grandes vertientes: una estudia la producción de bienes y servicios, y la otra cómo se genera el conocimiento, agregó.

apr

CRÉDITO: 
Notimex