Trabajadores ven deterioro de situación laboral

Foto: Shutterstock

Al reducirse las prestaciones laborales y el ingreso salarial, 72% de los trabajadores en el país afirman que su situación ha sido peor en los últimos tres años, así lo revelan los resultados de la encuesta Empleo y salario mínimo, que realizó el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados, a cargo de Alfonso Robledo Leal.

De acuerdo con los resultados de la encuesta, de 45% de los trabajadores que manifiesta trabajar, 19.9% cuenta con prestaciones de ley, 16.2% no cuenta con ninguna prestación, 6.1% tiene prestaciones superiores a las de la ley, y 2.6% tiene algunas prestaciones pero está contratado por honorarios. Y detalla que para 72%, la situación de los trabajadores ha empeorado algo o mucho en los últimos tres años; 16% opina que ha mejorado algo o mucho; 9% sostiene que se ha mantenido igual.

La encuesta informa que de 45% de la Población Económicamente Activa, muestra representativa de la encuesta, 23.1% cree que será fácil mantener su trabajo el año que entra; 14.4% lo ve difícil; 1.9% opina que no será fácil ni difícil, mientras 0.7% no contestó.

Igualmente, con base en la misma muestra que trabaja, 21.8% considera que se respetan los derechos laborales en su lugar de trabajo, 10.2% opina que se respetan algo, 6.9% percibe que es poco el respeto a sus derechos, 4.7% no cree que se respeten en absoluto y 1.4% no responde la pregunta.

En tanto, sobre el ingreso salarial la encuesta arrojó que 70.1% les parece insuficiente o no le alcanza el salario o ingreso que recibe, para 24.0% de la muestra es suficiente para cubrir sus necesidades, mientras que únicamente 5.0% de los encuestados le parece suficiente y le permite ahorrar.

En ese sentido, 30.1% de los trabajadores fijarían el salario entre 101 y 150 pesos; 28.2%, entre 151 y 200 pesos; 9.6%, entre 201 y 250 pesos; 11.9% entre 251 y 300 pesos, 7.9 lo aumentaría a más de 300 pesos. Sólo 7.1% lo toparía en un rango máximo de 100 pesos, y 5.2% no contestó.

De los encuestados, 98.4% coincide en que el salario mínimo no es suficiente para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer la educación obligatoria de los hijos, 0.8% considera que sí es suficiente, y 0.8% no responde.

pmartinez@eleconomista.com.mx

CRÉDITO: 
María del Pilar Martínez / El Economista