El tabú de las trabajadoras embarazadas

Foto: Especial./ elempresario.mx

Uno de los temas más polémicos en el ámbito empresarial es el relativo a las trabajadoras embarazadas y sus derechos. A diario, miles de empleadores se preguntan: ¿puedo rescindir a una trabajadora embarazada? Para poder responder es importante distinguir dos escenarios antes de finalizar alguna relación laboral.

La Constitución Política prohíbe toda discriminación que atente contra la dignidad humana y menoscabe derechos y libertades, ya sea por origen étnico, de género, edad, discapacidad, condición social, salud, religión, opinión, preferencia sexual u estado civil.

De esta manera, la Carta Magna protege a las trabajadoras embarazadas; los empresarios no pueden despedir empleadas en estado de gestación, ya que atentarían contra sus derechos individuales.

La Ley Federal del Trabajo establece derechos que protegen la maternidad como:

  1. Las mujeres disfrutan de los mismos derechos y tienen las mismas obligaciones que los hombres.
  2. No puede laborar en condiciones insalubres o peligrosas. En establecimientos comerciales o fábricas después de la noche, así como en horas extras.
  3. No realizará trabajos que puedan alterar su estado psíquico y nervioso, tales como levantar, tirar o empujar grandes pesos, los cuales induzcan trepidación.

El patrón no sólo tiene prohibido rescindir la relación de trabajo, también está obligado a dar cumplimiento al apartado que cité anteriormente. De no ser así, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social podría sancionarlo por infringir la Ley Federal del Trabajo y la Constitución Mexicana.

Asimismo, el artículo 47 del Código Laboral establece motivos por los cuales el patrón puede rescindir la relación de trabajo sin violar libertad alguna. Algunas de ellas son: modificar su curriculum, mentir en cuanto a sus aptitudes en beneficio de la empresa; incurrir en falta de probidad u honradez y tener más de tres faltas al mes injustificadas

Ahora bien, es importante tomar en cuenta que una trabajadora embarazada no es sinónimo de mujer discapacitada.

No se puede poner de pretexto a los hijos para incumplir con obligaciones y responsabilidades, gracias a ello existen confusiones en cuanto a los derechos y obligaciones que tienen estas trabajadoras.

*Fundadora y directora del despacho Leal Montemayor, único en el país conformado exclusivamente por mujeres.

www.lealmontemayor.com

contacto@elempresario.com.mx

CRÉDITO: 
Carolina Leal*

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.