Startup Visas impulsará sectores potenciales

Debate sobre la inicitiva Startups Visa y su implementación en otros países. Foto: Cortesía

Monterrey/Ciudad de México. La iniciativa de impulso a emprendedores de alto impacto, conocida como Startup Visas, ya se encuentra funcionando en países como Chile, Canadá y Estados Unidos, la clave del programa consiste en otorgar documentos de residencia a los empresarios que buscan instalarse en otros países con el objetivo de hacer crecer su compañía.

En México, la implementación del programa sería clave en la detonación del ecosistema emprendedor a mediano y largo plazo, aunque es importante no generarse expectativas que a uno o dos años de su creación, la iniciativa no va a cumplir.

“El boom de las nuevas industrias con mayor potencial va a comenzar, pero se requiere de un tiempo de maduración, hay que ser pacientes”, comenta Narciso Suárez, consultor independiente, quien fungió como observador en el Startup Nations Summit 2015, evento que se llevó a cabo en la ciudad de Monterrey, en el marco del INCmty.

Startup Visas sería la manera correcta de elevar la competitividad de sectores potenciales como el de biotecnología y las tecnologías de la información, los cuales otorgan un mayor valor a la economía del país, en comparación con las empresas tradicionales.

No hay duda de que México debe empezar a traer nuevas industrias, que se instalen emprendedores con potencial y no que lleguen después de haberse consolidado en otras regiones.

que se vengan a instalar emprendedores con mucho potencial de empresas que aun son incipientes, que se instalen en México desde el principio, no cuando ya son unos gigantes. Sería una herramienta para impulsar sectores potenciales como los que no existen en México: biotecnología, TI desde el lado del desarrollo intelectual, patentes. No sólo servicios que ya existen y que se vienen acá por el costo.

Todo podría parecer sencillo, pero “el riesgo está presente, ya que algunas entidades de gobierno esperan resultados inmediatos”, además –complementa Narciso Suárez– “el problema está en la parte política, no me queda claro si estamos preparados en este sentido, habrá quienes no acepten las facilidad que se les otorgaría a las empresas extranjeras, mucho menos la posibilidad de financiarlas”.

El consultor agrega que la clave está en educar a los tomadores de decisiones, lo que incluiría a los integrantes del Poder Legislativo, para que se empapen de las necesidades de los emprendedores de startups y los beneficios que este programa puede traer al país.

“En este sentido México no se puede quedar atrás, la idea de subirse al barco cuando ya todo lo relevante sucedió –como suele pasar– es un tema que se debe cambiar”, afirma.

Chile, ejemplo a seguir

Una vez más, Chile se coloca en el liderazgo en temas de emprendimiento. Patricia Hansen, gerente de operaciones de Startup Chile, quien fue una de las participantes en el Startup Nations Summit 2015, compartió la experiencia de su país con la iniciativa que arrancó en 2010 como un programa piloto del gobierno nacional y que en ese año atrajo a 22 startups de 14 países.

Actualmente, comenta, al año se reciben a 300 nuevas empresas, a las que no sólo se les otorgan los permisos de residencia, sino también un subsidio de 40,000 dólares para gastos de instalación y contratación de talento.

Los incentivos entregados no son gratis, ya que los empresarios se comprometen a generar empleo en el país, crear redes de contacto, ofrecer capacitación y mentoría a los emprendedores locales y, así poner a Chile como el centro de innovación y emprendimiento más importante de América Latina. “El dinero no se regala”, refiere.

Para Narciso Suárez, el trabajo en Chile merece reconocimiento debido a la fuerte política pública que se creó alrededor de la iniciativa de Startup Visas, “no sólo es el permiso de instalación, ni el tema del subsidio, se trata de poner condiciones y ser muy selectivos en la entrega de las visas, el gobierno se asegura de dar los documentos a las personas que tienen mayor probabilidad de generar un gran impacto en el país”, describe.

A comparación de Chile, Canadá únicamente entrega las visas a aquellos emprendedores que buscan una oportunidad de internacionalización en Norteamérica, el programa no incluye ningún apoyo monetario. Aunque si la startup aporta valor relevante a la economía del país, el documento se renueva por un año más.

Según el observador en el Startup Nations Summit 2015, este tipo de naciones no necesitan ofrecer financiamiento porque ya son demasiado atractivas para los emprendedores.

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario