Socios de Uber piden ayuda a gobierno federal

Foto EE: José Roberto Guerra

La Unión de Socios y Conductores de Uber, que supuestamente representa a 20,000 miembros inconformes con la plataforma de transporte privado, solicitaron la intervención del gobierno federal para que llame a esa empresa a que rinda cuenta sobre la modificación a sus tarifas y comisiones que hizo este año, y que han afectado al personal asociado.

Julio Heredia y Alberto Ramírez, socios de Uber, leyeron un comunicado dirigido a los secretarios del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida; de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza y de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso, a los que piden apoyo para la desaparición del servicio UberPool y regresar a la tarifa de 50 pesos, que se cobró hasta el año pasado, entre otros puntos.

La mañana del martes, cerca de 170 socios y choferes de Uber intentaron llegar en caravana al Ángel de la Independencia, desde dos puntos: el Estadio Azteca y las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), pero fueron cercados por personal de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) capitalina, antes de iniciar la marcha.

Ante el retraso de la caravana al Ángel, donde aguardaban diez grúas y patrullas y al menos 70 policías de la SSP, Julio Heredia y Alberto Ramírez leyeron un documento que exponía la problemática que, aseguraron, viven miles de familias mexicanas.

En él, reiteraron las cinco demandas que han hecho a la empresa, como son la desaparición de UberPool; regresa a las tarifas que estaban vigentes cuando los socios entraron a la plataforma; reducir la comisión de Uber a 15%; frenar el ingreso de más unidades y regresar al esquema de certificación presencial para conductores.

Los inconformes aseguraron que cuentan con audios y videos y otros testimonios que presentarán a las autoridades en los que consta que Roberto Fernández del Castillo, director general de Uber México, dijo a los socios que las tarifas bajarían sólo por seis semanas para “apoyar la cuesta de enero”, además de que Juan José Fernández, jefe de Operaciones, dijo que la comisión de UberPool varía de 5% a 40%, quedando a discreción de la compañía como se aplica.

De acuerdo con Uber, la demanda de servicios bajó a partir de diciembre del 2015 y se recuperó hasta febrero del año siguiente, pero fue hasta abril que alcanzó el nivel de la temporada decembrina. Las vacaciones de verano afectaron nuevamente la demanda de servicio, que comenzará a recuperarse en septiembre.

Los socios de Uber reconocieron que hasta el momento la empresa no ha tomado represalias contra los inconformes y afirmaron que continuarían rechazando el servicio de UberPool hasta establecer un diálogo con la compañía.

Alberto Ramírez recordó que la tarifa con la que la iniciaron en Uber era de 50 pesos y fue reducida por la compañía a 35 pesos, previo a la entrada de UberPool.

“Al momento en que bajan las tarifas, el ingreso y la sustentabilidad de negocio es difícil. Mucha gente invirtió creyendo en Uber, compró sus vehículos y al día de hoy de pronto ya no los pueden pagar, porque el ingreso indiscriminado de aceptación de coches y coches y choferes hace que todos reciban menos servicios.”

Los socios también insistieron en regresar al esquema de exámenes presenciales a los conductores, que incluya los test para detectar consumo de drogas, ya que las nuevas pruebas son en línea y se realizan en menos de cinco minutos.

“No nos queremos pelear con Uber, buscamos que escuche lo que arroja la práctica del día a día, que está afectando a la gente”, subrayó Alberto Ramírez.

Los socios dijeron que mantendrán sus protestas pacíficas, que incluyan nuevas caravanas, que contarán con el permiso de la autoridad, y en las que quede de manifiesto del descontento de los socios.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario