Los siete pecados capitales al pedir empleo

Foto: Especial

Definir tus intereses y enfrentar los retos, claves del éxito laboral

Decir que la búsqueda de trabajo es tarea sencilla constituye una rotunda mentira, porque demanda buena parte de tu tiempo y toda tu concentración, sin embargo, pensar que forma parte de alguna misión imposible tampoco es cierto, sobre todo si a tu voluntad le sumas la estrategia correcta.

Obviamente, sufrirás tropezones en el camino, pero tu disposición ante el aprendizaje y las recomendaciones de expertos, te pondrá en la cima del éxito.

Para hacerlo posible, Adecco, firma especializada en soluciones de capital humano, describe los siete pecados capitales que tentarán a los aspirantes en su travesía laboral.

No saber quién eres

Dejar a la deriva el rumbo de tu carrera es imperdonable. Por ello, resulta fundamental que tengas muy claro quién eres y qué quieres. No olvides plantearte cuestiones como ¿hacia dónde quiero llevar mi carrera?, ¿en qué industria me gustaría desempeñarme?, ¿en cuáles empresas quisiera colaborar?, pues de esta forma evitarás aplicar a vacantes que no están diseñadas para tu perfil y para las cuales el reclutador no te incluirá.

Mantener en secreto tu búsqueda

Existen diversos ámbitos que requieren de discreción; éste no es uno de ellos. Aislarte de tus contactos y del apoyo que te pueden brindar significa condenar a muerte tu empresa. Y es que está plenamente comprobado que muchos de los candidatos obtienen oportunidades de empleo gracias a sus relaciones públicas y personales. Así pues, no descartes ningún medio y comunica esta decisión de vida.

Evitar el uso de las redes sociales

Ligado con el punto anterior, tu interacción en redes sociales se instituye como un escaparate laboral. No es un secreto que muchos reclutadores acuden al universo Social Media para buscar al mejor capital humano disponible. Por eso, vigila tus cuentas y cuida la información que difundas a través de ellas. Recuerda que todo en estas plataformas construye una identidad digital que, al final del día, puede incidir en la decisión de los contratantes.

Tener un CV descuidado

¡Otro desliz inaceptable! El currículum vitae es tu carta de presentación ante los contratantes, por lo que entregar un documento incompleto u obsoleto te garantizará un periodo más como desempleado. Entonces, procura crear un CV interesante, profesional y claro, sin datos insustanciales y errores gramaticales.

Cerrarte al cambio

Hoy en día, la apertura al cambio constituye una competencia fundamental. Quien no está dispuesto a vencer nuevos retos pierde oportunidades de desarrollo personal y profesional. Considera emplearte en otras industrias, realizar actividades para las que tienes habilidad (aunque no la preparación académica), sigue aprendido (la especialidad es un valor agregado importante para tu perfil profesional) y ábrete a la posibilidad de cambiar de residencia ¡o incluso de país!

Descartar alternativas de trabajo temporal

Los empleos temporales son la ocasión perfecta para ingresar al sector productivo. Muchas veces, esta clase de opciones le deparan a los candidatos un futuro lleno de éxito profesional, por lo cual será importante que elimines la temporalidad de tu lista de impedimentos laborales.

Elegir empleo sólo por el salario

Es válido que te muestres selectivo en tu búsqueda. Lo que no resulta admisible es guiarte solamente por el aspecto salarial. También necesitas evaluar aspectos como: plan de vida y carrera, posibilidades de crecimiento, prestaciones, interés de la compañía en la calidad de vida de los colaboradores, estilo de liderazgo en la organización, ambiente de trabajo, etc..

Si has cometido alguna de estas faltas, estás a tiempo de corregir el camino, para que de una vez por todas hagas realidad todos tus sueños.

[email protected]
DCC

CRÉDITO: 
Equipo de Redacción