Siete estados resisten la desaceleración económica

Foto: Especial

Estas entidades generaron 70% de los empleos los primeros cinco meses del año: Concamin

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), que preside Francisco Funtanet, destacó que el Distrito Federal, Jalisco, Guanajuato, Nuevo León, Chihuahua, Sonora y Querétaro son las entidades federativas que han resistido la desaceleración de la economía nacional e internacional.

“Estas siete entidades contribuyeron con 206,791 plazas laborales, equivalentes a 70% de los empleos de nueva creación reportados por el IMSS en los primeros cinco meses del año. Se trata de las entidades que mejor han resistido el debilitamiento que se ha presentado en el mercado laboral en lo que va del año”, detalló en su documento “Pulso Industrial”.

El Distrito Federal generó 70,268 nuevos empleos; Jalisco, con 28,661 fuentes de trabajo; Guanajuato, con 23,634; Nuevo León, con 23,330; Chihuahua, con 22,888; Sonora, con 21,797 y Querétaro, con 16,213 nuevos puestos, encabezan el esfuerzo para la generación de oportunidades laborales en la economía formal.

Industria, principal patrón

“A pesar de ser el componente más afectado en la primera mitad del año por el cambio en el ambiente para los negocios y la desaceleración de la actividad económica”, el sector industrial se mantiene como la actividad con la mayor generación de empleos hasta mayo pasado; sin embargo, son siete de las 31 entidades federales (Veracruz, Durango, Morelos, Guerrero, Chiapas, Michoacán y Sinaloa) en donde persiste el mayor desempleo, con una pérdida de 21,262 fuentes de trabajo.

En tanto, los que reportaron números negativos en lo que va del 2013 son Veracruz, con 406 fuentes de trabajo; Durango, con un descenso de 759; Morelos, con un retroceso de 1,379; Guerrero, con un recorte de 1,930; Chiapas, con una reducción de 5,028; Michoacán, con el cierre de 5,754, y Sinaloa, con un recorte de 6,006 registros.

Agregó que casi dos de cada tres empleos provienen de la actividad fabril.

[email protected]

CRÉDITO: 
Lilia González, El Economista