Senado aprueba figura para crear empresas en un día

Foto: Cortesía Senado de la República

El Senado de la República aprobó la reforma a la Ley General de Sociedades Mercantiles, a través de la cual nace la Sociedad por Acciones Simplificada (SAS) y permite la creación de sociedades mercantiles en un día y sin costo.

La reforma avalada con 71 votos a favor, uno en contra y dos abstenciones precisa que la SAS es aquella que se constituye con una o más personas físicas que solamente están obligadas al pago de sus aportaciones representadas en acciones, y en ningún caso las personas físicas podrán ser simultáneamente accionistas de otro tipo de sociedad mercantil.

Precisa que los ingresos totales anuales de una sociedad por acciones simplificada no podrán rebasar cinco millones de pesos y, en caso de rebasar ese monto, deberá transformase en otro régimen societario.

“En caso de que los accionistas no lleven a cabo la transformación de la sociedad responderán frente a terceros subsidiaria, solidaria e ilimitadamente sin perjuicio de cualquier otra responsabilidad en la que hubieren incurrido”, dijo.

Para proceder a la constitución de una sociedad por acciones simplificada se requerirá que haya uno o más accionistas y que alguno de ellos cuente con la autorización para el uso de denominación social emitida por la Secretaría de Economía y que todos cuenten con certificado de firma electrónica vigente. La reforma que impulsó el PAN como una exigencia de los emprendedores fue enviada a la Cámara de Diputados para su revisión y se pretende que sea una medida de apoyo sobre todo para las pequeñas empresas.

La reforma se presentó a debate y votación por la tarde, pero por la mañana la Mesa Directiva del Senado la había sacado del orden del día, lo que generó que el panista Ernesto Cordero acusara al vicepresidente de la Cámara, el priista Arturo Zamora, de conflicto de interés. Precisó que el vicepresidente es fedatario público y la reforma es mal vista por el círculo de notarios.

[email protected]

CRÉDITO: 
Tania Rosas / El Economista