Se acumulan pendientes a defensor de las pymes

Módulo de Asistencia Técnica del GDF, ubicado en las oficinas de la Sedeco. Foto EE: Natalia Gaia

El 10 de septiembre del 2014, la Secretaría de la Función Pública (SFP) ordenó a través del Diario Oficial a las dependencias federales abstenerse de celebrar contratos con Gresmex, una empresa de 83 empleados que, gracias a su desinfectante de alto nivel a base de nanotecnología, ganó cuatro adjudicaciones directas en el Instituto Mexicano del Seguro Social. La decisión de la autoridad puso a la pyme al borde de la quiebra.

El IMSS argumentó que Gresmex entregó bienes con especificaciones distintas a las convenidas, pero su cofundadora, Gabriela León, asegura que el objetivo era dejarlos fuera de una nueva licitación que le habría sido adjudicada de manera directa por contar con patente. En los hechos, el SAT congeló sus cuentas bancarias y la SFP pidió pruebas de los supuestos actos de corrupción con la firma denotario.

La empresaria se acercó al Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), con la esperanza de conseguir ayuda. “Platiqué con LailaChemor, que fue nuestro enlace con el Instituto, pero ellos no tenían facultades para decirle al SAT o al IMSS que me quitaran la inhabilitación”.

El viacrusis y el defensor

El estudio "Justicia Cotidiana" del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), indica que en México las empresas operan con un sistema de justicia que no siempre inhibe el atropello, ni el abuso de unos contra otros, deja enormes espacios para la corrupción y la manipulación con grandes costos para las empresas.

La investigación aborda sobre todo tres temas: conflictos de ejecución de contratos y cobranza, problemas laborales e información dispersa del marco normativo que rige a las empresas. Esto se vuelve un espacio para oportunistas que, en la búsqueda del mínimo error, extraen rentas de los empresarios.

El estudio lanza 35 propuestas, como juicios sin abogado en cobros menores a 100,000 pesos; juicios orales en ejecución de contratos, y la creación de una página web única que concentre la información para cada tipo de negocio, por entidad y municipios.

Aunque insuficientes, hay algunos pasos para defender a las pymes. El Inadem creó la Dirección General de Programas de Defensa y Apoyo para esas unidades económicas, a cargo de Laila Chemor. Enrique Jacob Rocha, presidente de la dependencia estimó que en septiembre contarán con la plataforma en la que empresarios y emprendedores puedan entregar sus reclamaciones.

“Para una pyme que tenga una queja que presentar,que su primera instancia sea el portal de la defensoría –del Inadem–que nos permita no sólo llevar el registro sino elevar su demanda a una instancia que en un momento determinado pueda ayudarlo. Estamos en proceso de construcción de la plataforma y en septiembre estaremos la estaremos lanzando”, confió.

El Gobierno del Distrito Federal también ha avanzado en este tema, al crear el Módulo de Asistencia Técnica, Acompañamiento y Protección a la Inversión, ubicado en las oficinas de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco), donde se orienta y acompaña al empresario en temas de apertura, operación y regularización de establecimientos mercantiles en la ciudad de México y sus delegaciones.

Se requiere una figura fuerte

Para GiullianoLopresti, presidente de la organización Crea México, la Defensoría de las pymes debe ser una institución al nivel de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Su creación es indispensable para evitar que el círculo económico se rompa con la clausura de obras, de establecimientos o con multas.

El también presidente del Observatorio Nacional del Emprendedor (ONE) subrayó que el ombudsman de las pymes no puede ser un director de área o subsecretario porque, dada la importancia que tienen estas unidades económicas para el país, se requiere llevar acuerdos y compromisos al más alto nivel.

“Si tenemos que discutir con la Secretaría de Hacienda que se bajen los costos de cerrar una empresa, que en México es absurdo lo que cuesta, no veo a una dirección de área sentándose con el secretario o subsecretario para llevar los intereses de los afectados y lograr un cambio. A nivel que lo pongas dentro del gobierno estatal o federal, le va a alcanzar de ahí para abajo”, dijo.

El especialista consideró que, aprovechando que el emprendimiento es una de las banderas principales del gobierno federal, las secretarías de Economía y de Hacienda, junto con el Inadem, deberían construir en los próximos años una institución externa de defensoría de pymes capaz de aguantar los cambios de gobierno y que tenga una agenda de largo plazo, que integre los intereses de las diversas industrias.

Se necesita una figura con credibilidad, con fuerza, que integre a todos los actores, que concentre las quejas y demandas, que tenga estructura, tiempo y capacidad de plasmarlo en una agenda política pública y de acuerdos con la autoridad, sector privado, que esa agenda baje las barreras de entrada y mejore las condiciones en el ecosistema”, enfatizó Lopresti.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda