RSE, acción que mejora la competitividad

Roberto Adame / Foto EE: Hugo Salazar

De los consumidores, 62% elige productos amigables con el ambiente

Implementar estrategias de Responsabilidad Social Corporativa incrementa las ventas de una empresa, pues de acuerdo con un estudio realizado por Ernst & Young en el 2012, alrededor de 62% de los consumidores prefiere los productos o servicios de marcas que apoyan a una causa social.

Los resultados del estudio, presentado por Roberto Adame Garduño, gerente senior de responsabilidad corporativa de Ernst & Young México, en el Foro Responsabilidad Social Corporativa; muestra que 87% de los encuestados opinan que las empresas deben preocuparse por problemas sociales; sin embargo considera que sólo un tercio de los negocios lo hace.

Ante esta situación, Adame explicó que entre las barreras que visualizan los empresarios antes de adoptar una estrategia de responsabilidad social corporativa: es creer que esto es una moda, una tarea costosa de la que pueden obtener algún beneficio fiscal y que sólo están al alcance de grandes empresas o bien que sirven de estrategia de mercadotecnia para mejorar la imagen de una marca en el mercado.

“La realidad es que la responsabilidad social no es una moda, es una necesidad del mundo, pues no podemos hacernos a un lado de lo que pasa en la sociedad. Las empresas deben participar sin importar cuál sea su tamaño o su giro, aseguró Roberto Adame, durante su intervención en el evento organizado por Economista y la comunidad de pymes, Elempresario.mx.

En la opinión del especialista, las pequeñas empresas no requieren grandes montos de inversión para implementar estrategias de responsabilidad social, ni contratar a consultores para que les ayuden a modificar sus operaciones, pues basta con que tengan la voluntad de sumarse a esta iniciativa de protección del medio ambiente con las operaciones diarias en su negocio.

“En comparación con las grandes empresas, las pymes tienen la ventaja de que los dueños de un negocio son también los directores de la empresa, por lo que los procesos que involucran la toma de decisiones socialmente responsables se agilizan; además tienen la opción de generar alianzas con empresas que ya cuenten con programas de responsabilidad social para ayudarles a desarrollarlo”, detalló el representante de Ernst & Young .

De acuerdo con Adame Garduño, algunos de los beneficios que los empresarios pueden obtener de la RSE, es una mayor transparencia y mejora en sus procesos empresariales, lo que les permitirá atraer la atención de inversionistas sociales que les ayudarán a desarrollar los objetivos de su negocio.

Finalmente, el gerente de Ernst & Young hizo una invitación a los asistentes a incrementar la competitividad de sus negocios a través de una estrategia de responsabilidad social que involucre a todas las áreas de una empresa “con ello lograran evitar la rotación de personal y ser más atractivos a los ojos de los consumidores”

[email protected]

CRÉDITO: 
Fabiola Naranjo