Restaurantes en riesgo por alza de precios

Foto: El Economista

En los últimos ocho meses, han cerrado 17 empresas: Canirac

Tijuana, BC. El sector restaurantero se encuentra preocupado por el alza del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 11 a 16% en la frontera y estiman que en el primer trimestre del 2014 habrá cierre de negocios, pues aunque de momento la mayoría absorbe el costo, esto no durará por mucho tiempo.

“En los últimos ocho meses, han cerrado 17 empresas por diversos factores y seguramente al terminar el primer trimestre del 2014 tendremos un balance negativo”, alerta Martín Muñoz Avilés, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Baja California.

“Aún es prematuro dar una cifra de ese impacto, pero estamos muy conscientes de lo grave que puede ser el tema”.

El dirigente menciona que el incremento del IVA en la frontera sí ha sido desmotivante para el sector restaurantero, toda vez que la mayoría ha tenido que absorber el costo, para no afectar más la economía de los comensales en esta cuesta de enero.

Sin embargo, advierte que esta situación no será sostenible por mucho tiempo, pues todos los servicios y la misma renta de locales tuvieron incrementos al iniciar el 2014.

“Decían que si la comida no sube de precio, los costos de los menús no tienen por qué subir; claro que van a subir, porque al final aumentaron todos los servicios, la renta y todo lo que conlleva el IVA”, añade.

Refiere que el costo de insumos ya tiene un diferencial de entre 15 y 20% en Tijuana, comparado con establecimientos del sur de California, principalmente desechables, papel aluminio y servilletas, entre otros, así como en algunos comestibles.

“Por ejemplo, aquí vas a Costco a comprar una caja de lechugas orgánicas y te cuesta 70 pesos, y la misma caja del otro lado te cuesta 2.50 dólares, con un dólar cercano a 12.90 pesos, sale a menos de la mitad”.

Les hablan en chino

Aunado al incremento del IVA, los restauranteros comienzan a tener problemas por las cuestiones fiscales, dice el Presidente de la Canirac en Baja California, ya que hay temas poco comprensibles.

“Ha habido pláticas por parte del SAT (Servicio de Administración Tributaria) y la respuesta de los restauranteros es que sale igual, porque hablan en un lenguaje muy técnico y nadie les entiende, deben orientar en un lenguaje más claro y sencillo”, exhorta.

A pesar de toda esta incertidumbre, la Canirac en Baja California espera que el 2014 sea un año positivo, por lo cual se planteó una meta de crecimiento de 5%, en comparación con el 2013.

[email protected]

CRÉDITO: 
Sandra Cervantes, El Economista