Amplía tus oportunidades de empleo

Foto: Cortesía

Consejos para que tu reporte crediticio no sea un obstáculo laboral

Zapatos limpios, ropa impecable y un currículum brillante. Te sientes listo para proyectar una buena imagen al reclutador y dejarle claro que tú eres el mejor candidato para esa vacante. Evita que tu historial crediticio te arrebate ese trabajo tan deseado de las manos.

Si a ti te interesa trabajar dentro del sistema financiero mexicano como asesor en estrategias de inversión, promotor de sociedades o como directivo al interior de una institución financiera, hay un requisito que no puedes perder de vista: tener un historial crediticio sano.

A decir de Antonio Díaz Bonnet, expresidente de la Asociación Mexicana de Asesores Independientes de Inversiones (AMAII) y actual director de la firma de asesoría Privest: “Las personas que presten sus servicios dentro del sistema financiero deben tener credibilidad para poder ejercer tu actividad profesional”.

Así lo indican las Reglas generales para las personas que desempeñen empleos, cargos o comisiones en entidades financieras, emitidas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en el 2002.

Las entidades financieras (…) deberán evaluar y verificar en forma previa a la designación de sus consejeros (…), directivos, comisarios y auditores externos, el cumplimiento de los siguientes requisitos:

  1. Calidad o capacidad técnica.
  2. Experiencia acorde con el perfil del empleo, cargo o comisión que se pretenda conferir.
  3. Historial crediticio satisfactorio o elegibilidad crediticia, entre otros.

Todos estos también son elementos que la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB) toma en cuenta, por mandato de la CNBV, antes de otorgar a un aspirante la certificación correspondiente para desempeñarse como asesor o promotor de valores.

Por ello, tu historial crediticio se ha convertido en tu tarjeta de presentación ante un empleador.

¿Cuál es el propósito 
de este requisito?

"Este requisito tiene el propósito de desinhibir cualquier conflicto de interés ”, explicó Carlos López Moctezuma, vocero de la CNBV.

Y es que aunque las instituciones cuentan con mecanismos para evitar que desconocidos tengan acceso a los fondos de los usuarios, ésta es una medida adicional de procuración de buenas prácticas.

Esto ofrece transparencia para los usuarios de servicios financieros. Imagínate que la persona tenga muchas deudas, a mí no me gustaría que manejara mi dinero”, añadió Díaz Bonnet.

Con esto, dijo, no se le quita participación a las personas que quieren desempeñarse dentro del sector financiero, “se les quita a los pillos”, dijo.

¿Cuándo puede considerarse que mi historial no es sano?

De acuerdo con su reporte de crédito, las entidades analizan, según sus criterios específicos, qué persona puede ocupar o no una vacantes de acuerdo con sus antecedentes crediticios.

"En términos generales, para ser rechazado tiene que ser algo muy serio. Un ejemplo es que la persona tenga adeudos vigentes, que no pague sus créditos desde hace mucho tiempo o evada el pago de los impuestos que le corresponden”, ejemplificó Ángela Balmori, directora de Autorregulación y jurídico de la AMIB.

Recuerde que, desde el 2008, los adeudos fiscales también reportan a las sociedades de información crediticia: Buró de Crédito y Círculo de Crédito.

"Todos podemos tener alguna vez dificultades con el pago de algun financiamiento, por eso se hace una revisión específica en la que se valora si los registros de crédito son elementos de poca o mucha relevancia”, coincidió Díaz Bonnet.

Pero una vez trabajando dentro del sistema todavía es obligación del empleado cuidar su salud financiera, ya que las instituciones monitorean cada año el comportamiento crediticio de sus empleados.

Las entidades financieras deben (…) verificar, cuando menos una vez al año, el cumplimiento de los requisitos relativos a historial crediticio satisfactorio o elegibilidad crediticia”, añade el documento de la CNBV.

Que una deuda no te quite oportunidades

Antes de solicitar un crédito, es importante que hagas un balance entre tus ingresos y gastos mensuales para no rebasar tu capacidad de pago. De esa forma garantizarás que el historial crediticio nunca sea una preocupación al solicitar empleo.

1. Si ya debes, 
pónte al corriente

En el reporte de crédito tienen un mayor impacto los últimos registros que los pasados. Si tienes un atraso de pago en el último mes, ése pesará más que si hubiera sido hace un año. Según información del Buró de Crédito, los datos de su historial se actualizan al menos una vez al mes, por lo que, si te pones al corriente, esto se reflejará en la siguiente actualización.

2. Procura liquidar cada mes el monto 
 de tus compras

La gente que paga cada mes el saldo total de sus tarjetas de crédito cuenta con un registro más sano que aquellas que pagan sólo el mínimo.

3. Alertas 
bancarias

Con ellas, el banco te envía un mensaje SMS cada vez que realizas un cargo a tus tarjetas. Si alguien realiza cargos a tus plásticos de manera ilícita, con las alertas podrás darte cuenta de inmediato y reportar el incidente al banco. Si no lo hiciera dentro de los 90 días a partir de la fecha del cargo, la institución te cobrará ese adeudo no reconocido y colocará la indicación de atraso en pago en tu reporte de crédito.

4. Conoce tu capacidad 
de endeudamiento

Es el nivel de deudas que puedes contraer sin riesgo de caer en atraso en los pagos. Procura que el total de tus deudas no sea mayor a 30% de tus ingresos.

[email protected]

CRÉDITO: 
Ilse Santa Rita, El Economista