Reino Unido, un mercado al alcance de pymes y emprendedores

Foto: Shutterstock

El Reino Unido es un mercado maduro, cosmopolita y muy segmentado y, aunque fue uno de los más afectados por la crisis financiera del 2009 y debate entre quedarse dentro de la Unión Europea y salirse de ella, es una zona que >ofrece atractivas oportunidades de negocios a empresa mexicanas, emprendedores u talento que busca perfeccionar sus habilidades.

El británico sabe más de México por la violencia del narcotráfico, que por las inversiones de sus empresas. En los últimos 10 años empresas como Gruma, Cemex, Grupo Bimbo, Mexichem, Fresnillo (la única que cotiza en la bolsa de valores de Londres) Softek, Monex, El Farolito y más recientemente Kidzania y Gresmex han incursionado en esa zona que abarca cuatro países y 65 millones de habitantes.

El gobierno británico se ha propuesto duplicar sus importaciones a México: de 175 millones a más de 300 millones al 2020 y de manera paralela, el gobierno mexicano promueve que más compañías nacionales incursionen en un país donde abrir una empresa se puede hacer en línea, desde cualquier lugar del mundo, a un costo de 15 libras (cerca de 381 pesos mexicanos), en un máximo de 24 horas. Los únicos requisitos son: una dirección local, giro de la empresa y capital, el mínimo es una libra.

En ese reino, los emprendedores y empresarios son importantes. Isaac Vargas Arrojo, jefe de Inversión Extranjera de la Embajada Británica, indica que cuando un mexicano crea una empresa británica “accede a todos los apoyos y beneficios que toda compañía británica tiene. Le ayudamos con sus estudios de mercado por sector, su agenda de trabajo y lanzamiento de producto”.

Vargas Arroyo comenta que los sectores de interés para ese país son: Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), Fintech, biotecnología e industria del entretenimiento (videojuegos, aplicaciones, animación, software, film, impresión y posproducción).

Andrés Espinosa Aceves, titular de la Oficina en Londres de ProMéxico, destaca el desarrollo de la industria creativa mexicana y su potencial. El estudio de PwC Global Entertainment and Media Outlook 2014-2018 señala que esta industria crecerá 7.3% en el 2018 contra 3.1% en Reino Unidos. El Instituto Queretano de la Cultura y las Artes, indica que ese sector presenta actualmente 7% del Producto Interno Bruto (PIB) en México, y por su valor se ubica sólo detrás de los sectores automotriz, aeroespacial y agroalimentario.

Para atraer al mejor talento, Reino Unido organiza eventos como el Festival de Emprendedores, que en 2013 atrajo a 23 mexicanos, cinco de los cuales obtuvieron becas completas y un programa de aceleración. De esa experiencia surgió la empresa michoacana Manuvo, que ofrece soluciones digitales para empresas y organismos culturales.

“Buscamos emprendedores, pero con proyectos de alto impacto y que sean escalables y que tengan las condiciones para entrar a un mercado británico y europeo… A partir de abril tendremos un acercamiento más activo con aceleradoras tipo Startup México (SUM), Endeavor y otras que tienen este tipo de emprendedores”, adelanta Isaac Vargas, quien también forma parte del staff de UK Trade & Investment (UKTI).

undefined

Otras iniciativas del Reino Unido en México han sido IN:MX y las becas completas para estudios de posgrado, las cuales incluyen transporte, manutención y escuela. “Reino Unido es el principal destino para los becarios del Conacyt (Consejo Nacional para la Ciencia y la Tecnología). El año pasado, la embajada otorgó 100 becas como parte del Año Dual, y éstas van en aumento”, indica Vargas Arroyo.

También está el Fondo Newton, que cuenta con 20 millones de libras y tiene como objetivo vincular a compañías locales con sus contrapartes británicas, en temas de energía, agritech y ciencias de la vida.

“El perfil del emprendedor que buscamos es condición. Para ser competitivo e innovador debes estar vendiendo fuera; pensar de manera global y tener un pie en el Reino Unido te abre un panorama mucho muy diferente a que si sólo lo tienes en México o incluso en Estados Unidos. Así que el requisito es tener visión”.

Para abrir y operar una empresa –abunda- en promedio cuesta 35 a 40 libras. Los emprendedores cuentan además con un servicio de softlanding (“aterrizaje suave” para empresas en entornos económicos que no son suyos), que incluye un espacio físico para oficinas por 149 libras al mes durante 12 meses. “¿Por qué ese tiempo? Porque si en 12 meses no vendiste algo estás haciendo mal o de plano no gusta tu producto”.

“Londres es una puerta de entrada para los productos mexicano. Lo que triunfa en Londres, podría llegar a otros países”, sostiene Isaac Vargas Arroyo, quien refiere que es la falta de conocimiento y una fijación hacia Estados Unidos lo que impide a empresarios mexicanos incursionar en otros mercados.

Contrario a lo que puede ser en lugres como Silicon Valley, “de este lado te damos el beneficio de la duda, para que demuestres que puedes hacerlo”, subraya.

Alimentos y bebidas, áreas de oportunidad

No todo es alta tecnología. También en los sectores tradicionales hay mercado para los productos mexicanos, en especial tequila y mezcal y alimentos. “El Farolito tiene tres restaurantes allá y son muy buenos. La comida mexicana ha tenido un boom” pero ha tenido que ser adaptada a las exigencias del mercado.

En los últimos 15 años y, con más fuerza en los últimos 12 meses con la celebración del Año Dual, los gobiernos de México y Reino Unidos hicieron esfuerzos por incrementar la balanza comercial. México elevó sus exportaciones hacia esa región en 125% y sus importaciones en 115 por ciento. En 2014 el comercio exterior entre ambas naciones fue de 3,760 millones de pesos, cifra superior a los 2081 millones reportados diez años antes, detalla Andrés Espinosa Aceves, de ProMéxico.

“El sector de alimentos es interesante. En Reino Unido hay una tendencia muy marcada para el consumo de comida extranjera y los productos nacionales no son la excepción: la comida mexicana ha desplazada a la Thai como una de las más socorridas; si tu producto es mexicano, orgánico, natural y saludable, tendrá una mejor aceptación”, agrega.

Isaac Vargas señala que la comida china tiene 48% del mercado, seguida por la india, con 25% y en tercer lugar la mexicana con 13% por lo que es la que tiene mayor potencial de crecimiento.

En cuanto a bebidas alcohólicas, las exportaciones de empresas nacionales alcanzaron los 55 millones de dólares, siendo la cerveza, la bebida espirituosa (obtenidas por la destilación de materias primas agrícolas) y el vino de uvas frescas, los productos más cotizados, según ProMéxico.

Recomendaciones

Para Antonio Prida, vicepresidente del Comité Empresarial de la relación México-Reino Unido del Comce (Comercio Mexicano de Comercio Exterior) la economía del país europeo es de las más abiertas a nuevos mercados y su multiculturalidad permite que los productos lleguen no sólo al consumidor británico, sino también a otras naciones.

Por ello, el representante del Comce recomienda a las empresas tener una estrategia de ventas especializada, hacer un profundo análisis del mercado y enfocarse en un grupo en específico.

Sobre la forma de hacer negocios, Isaac Vargas señala que ésta no es tan diferente de la americana. Sin embargo, la puntualidad es un factor a tomar en cuenta. Según Andrés Espinosa Aceves tres de cada 10 mexicanos fracasa en su intento por hacer negocios en el Reino Unido debido a la tardanza de las comunicaciones.

“Lo que más odian los británicos en el mundo es que los hagas esperar y, que además, no les presentes una buena propuesta”, refiere el titular de ProMéxico, quien recomienda a los mexicanos estar perfectamente bien preparados antes de solicitar una reunión con empresarios ingleses: “tienes que resolver todos sus cuestionamientos; si hay información que queda pendiente y el británico percibe que pierde el tiempo, entonces no seguirá con la negociación”.

Finalmente, Antonio Prida, exhorta a los interesados en incursionar en el mercado británico que estén atentos a la decisión que tome el Reino Unidos sobre su salida de la Unión Europea y su repercusión en el Tratado de Libre Comercio México-Unión Europea (TLCUEM), así como la renegociación de éste.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda y Zyanya López / El Empresario