Regula la relación con tus socios

Foto: Especial

Con una estructura jurídica, garantiza el cumplimiento de acuerdos

Realizar una sociedad empresarial es más sencillo cuando se hace con la pareja, padres o hermanos, pues con ellos se comparten gustos y valores; no obstante para que el negocio cuente con una base sólida, no basta con tener una buena relación con los socios, también es necesario darle una estructura jurídica acorde a las necesidades comerciales del modelo de operaciones.

“En México existen varias opciones para componer una sociedad ya que la legislación ofrece diversas alternativas para constituirse dependiendo de las necesidades de los empresarios”, explicó Jorge Sales Boyoli, abogado laboral y director general del Bufete Sales Boyoli.

¿Qué tipo de sociedad elegir?

La Ley de Sociedades Mercantiles permite que desde el punto de vista jurídico se generen entidades con el propósito de que se generen ganancias a través de actos lucrativos comerciales.

Actualmente existen diversos tipos de sociedades mercantiles, la más común es la sociedad anónima (S.A.), la cual se compone de más de dos socios, representados por acciones y cuya única obligación se limita al pago de las mismas. Su duración puede ser de hasta 99 años y el capital social mínimo es de 50,000 pesos.

Otro tipo de sociedad mercantil es la de responsabilidad limitada (S. de R.L.), a través de la cual, los socios no pueden dividirse y tampoco ser representados por títulos negociables. Su monto mínimo de capital es de 3 millones de pesos y al momento de la constitución se debe contar con al menos con 50% de esta cantidad. Esta limitada a un máximo de 50 socios.

La sociedad en comandita simple (S. en C.) es una entidad que cuenta con dos tipos de socios: los comanditarios que suministran los fondos económicos sin participar en la gestión del negocio y sólo están obligados al pago de sus aportaciones, y los socios comanditados que operan las aportaciones de los comanditarios. Para esta figura no se establece un mínimo de capital y no tiene límite de socios.

La sociedad en comandita por acciones (S. en C. por A.) la cual, al igual que la figura anterior, tiene socios comanditados y comanditarios, la diferencia es que su capital esta representado por acciones.

La sociedad en nombre colectivo es otro tipo de entidad a través de la cual los involucrados son responsables por igual de las obligaciones sociales, no tiene un monto mínimo de capital y tampoco tiene un límite en la cantidad de socios.

También existe la Sociedad Cooperativa (S.C.), a través de la cual las personas buscan satisfacer necesidades individuales y colectivas a través de la producción, distribución y consumo de bienes. Existe un mínimo de cinco socios y todos deben trabajar por igual.

Adicionalmente, existen otro tipo de entidades asociativas que no necesariamente persiguen fines de lucro, las cuales están reguladas por el Código Civil, como las asociaciones y las sociedades civiles.

Las asociaciones civiles (A.C.) buscan un fin, ya sea artístico, político, cultural o de regulación de condominios pero no perciben remuneraciones, mientras que las sociedades civiles (S.C.) son consideradas como entidades intermedias entre las asociaciones civiles y las mercantiles, pues persiguen fines lucrativos, pero no como su principal objetivo, pues los socios unen sus esfuerzos y recursos para un fin, por ejemplo las asociaciones de abogados, contadores y arquitectos”, explicó Sales Boyoli.

Cualquiera de las sociedades antes mencionadas, ya sean civiles o mercantiles, deben crearse ante un fedatario o un notario público para dar valor a su constitución, y el costo por concepto de honorarios de quienes certifican las sociedades es de entre 7,000 y 12,000 pesos, ya que los trámites administrativos para dar de alta una constitución ante hacienda y su habilitación para la emisión de facturas son gratuitos.

¿Y si ninguna opción me convence?

No obstante en ocasiones los empresarios prefieren evitar la realización de trámites legales de asociación, motivo por el cual existe un último recurso que es la firma de un contrato entre los participantes de un negocio.

Estos contratos, también conocidos como join venture, son muy comunes entre los empresarios cuando ya están constituidos y se integra alguien más al negocio. Esta modalidad a pesar de no ser validada por un notario o fedatario también tiene validez jurídica y se puede hacer valer ante un tribunal. Lo recomendable es recurrir a un especialista en contratos o en corporativos para que ayude a redactar los términos del convenio”, recomendó Jorge Sales.

Por este medio, los socios convienen aportar algo: capital o experiencia, a un fin específico a través de un documento, en el cual se determina el grado de participación que cada parte tiene dentro del negocio.

Finalmente el representante del Bufete Sales Boyoli, recomendó a los emprendedores y empresarios, antes de elegir un esquema de sociedad, acudir con expertos en el tema para que los asesoren sobre cual es la modalidad que más les conviene dependiendo de las características de sus proyectos.

Es importante que los empresarios, sobre todo, los dueños de pequeños o medianos negocios, se tomen el tiempo necesario para analizar bajo que sociedad se constituirán y los términos bajo los que repartirán las utilidades generadas, pues regularmente los conflictos entre socios comienzan en el momento en que se empiezan a obtener ganancias”, concluyó.

Prevé conflictos antes de asociarte

El surgimiento de una nueva empresa, producto de la asociación de dos o más personas, es una tarea para la que se deben tomar en cuesta diversos aspectos legales, pero también llegar a acuerdos previos acerca de cómo se repartirán los dividendos entre las partes que estén involucradas para evitar posteriores rupturas.

  1. Analiza el objeto que persigue tu negocio para elegir una sociedad idónea
  2. Acude con un notario o un fedatario para constituir una sociedad
  3. Recuerda incluir en las escrituras constitutivas los acuerdos accionarios de repartición de dividendos, gastos, utilidades, etc.
  4. Registra tu sociedad ante el Servicio de Administración Tributaria para comenzar a emitir facturas bajo el régimen correcto
  5. En caso de que la sociedad tenga previsto contratar a otras personas, acude al Instituto Mexicano del Seguro Social para obtener el registro patronal
  6. En caso de que tus tareas involucren comercio exterior, deberás tramitar un padrón de exportadores e importadores ante la Administración Central de Normatividad Aduanera

FUENTE: Bufete Sales Boyoli.

[email protected]

CRÉDITO: 
Fabiola Naranjo