Demandan concretar reformas este año

Archivo/Eleconomista.mx

Energética y hacendaria; impactan en la competitividad: Concamin

El sector industrial del país considera prioritarias a la reforma energética y hacendaria para su sano desarrollo y atracción de inversiones, por lo que deben abordarse antes de que finalice el año, advierte.

De 10 industriales, nueve consideran que las reformas energética (46% de las respuestas) y hacendaria (44%) son prioritarias para el desarrollo del país en los años por venir, expresa la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), que dirige Francisco Funtanet.

“No sólo son las más relevantes, sino que, además, deben concretarse antes de que finalice el año, debido a sus efectos favorables sobre la competitividad y blindaje de nuestra economía”, se consigna en la encuesta mensual Sondeo Industrial.

El gremio de la planta productiva nacional demanda no aflojar el paso en la modernización del país, pues las reformas estructurales acordadas en el Pacto por México deben impulsarse de acuerdo con los tiempos pactados. “Su realización es fundamental para mejorar la posición competitiva de México”, sentencian.

El organismo privado afirma que las reformas son importantes para el sector industrial porque impactan favorablemente en la calidad del desarrollo de la economía mexicana en tres áreas: mayor crecimiento de la economía (43.6% de las respuestas), más competitividad (33.3% de las opiniones) y mayores inversiones (23.1%).

“Permitirían acelerar el paso, ganar competitividad y fortalecer, vía inversiones, la planta productiva”, aseguró.

Obtener financiamiento sigue siendo un objetivo que, en opinión de los industriales, es difícil de alcanzar, pues 45.8% de los participantes dijo que es complicado obtener el crédito necesario para la modernización, ampliación u operación cotidiana de un negocio.

Entre los principales obstáculos para obtener financiamiento, mencionaron las garantías y las tasas de interés. Por eso tan importante el relanzamiento de la banca de desarrollo.

[email protected]

CRÉDITO: 
Lilia González, El Economista