Reforma laboral, la primera de varias: EPN

Archivo/Eleconomista.mx

Generación de empleos de calidad este 2013, el desafío

El 2013 pinta para ser el año de las transformaciones y acuerdos que potenciarán el crecimiento de México. Luego de que se aprobara la reforma laboral en el último tramo del 2012, es fundamental que en este año se concreten las modificaciones estructurales que faltan, expresó ayer el presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

“Tenemos que seguir trabajando en la construcción de los acuerdos y que ahora urge que podamos atender y cumplir para dar paso a reformas estructurales que el país necesita”, expresó.

En un evento en el que tomó protesta a los representantes de los trabajadores y patrones en las juntas especiales de la Federal de Conciliación y Arbitraje para el periodo 2013-2018, el Mandatario pugnó por concretar acuerdos e impulsar la reforma hacendaria para fomentar el crecimiento económico; la reforma en materia de seguridad social para que se incluya al sector a los mexicanos que se encuentren en empleos formales o informales, así como la reforma energética, para potenciar la capacidad productiva de energía.

No obstante, expuso que no puede entenderse el crecimiento económico acelerado si no se traduce en condiciones de mayor bienestar para los mexicanos.

En el caso particular de los resultados de la reforma laboral, el presidente Enrique Peña Nieto afirmó que la creación de empleos no depende de la decisión unilateral del Jefe del Ejecutivo, sino de la capacidad que tengan los patrones y los trabajadores para “ponerse de acuerdo” e incorporar todo aquello que los haga más productivos y competitivos.

No obstante, aclaró que, como Presidente, busca propiciar un entorno favorable entre trabajadores y patrones, por lo que afirmó que implementará la reforma laboral, la cual -dijo- iniciará con una nueva etapa para la productividad y el mercado del país.

“Es una reforma que fomenta el trabajo digno, que evita la discriminación laboral y mejora las condiciones laborales”, dijo.

En la sede de la Secretaría del Trabajo, Peña Nieto argumentó que ante las nuevas exigencias de un mundo más competitivo era necesario modernizar y poner al día la legislación laboral y que el Congreso logró los cambios que habían sido “largamente postergados”.

Pidió al secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete, que acelere la convocatoria para la creación del comité nacional de productividad, órgano que asesorará al Ejecutivo en la materia.

“La productividad es una variable económica fundamental, permite elevar los salarios reales sin generar inflación”, dijo.

El Presidente confió en que este año sean concretados acuerdos para dar lugar a reformas de carácter estructural que permitan ampliar los beneficios y derechos de los mexicanos.

Empleo de calidad, el reto

Por su parte, Navarrete Prida pintó un panorama actual desolador, por lo que exclamó que urge estrechar las brechas entre “quienes obtienen altas rentas y quienes perciben ingresos sólo de subsistencia”.

“Duele -y duele mucho- la situación en la que se encuentra más de la mitad de la población. Y duele más porque el país no es pobre”, declaró.

Destacó que el inventario de problemas de la nación es amplio y que en la lista se encuentran la desocupación, el subempleo, el empleo precario y el trabajo informal.

“El país en materia de empleo no está bien, seis de cada 10 mexicanos se encuentran en la informalidad y eso es absolutamente inadmisible”, expuso ante legisladores, empresarios y trabajadores.

Comentó que la generación de fuentes de trabajo de calidad será uno de los “grandes desafíos de la actual administración”.

[email protected]

CRÉDITO: 
Redacción, El Economista