Reforma hacendaria fortalecerá a las sofipos

Foto: Archivo/El Economista

Las microfinancieras podrán operar a través de corresponsales y telefonía móvil

La Asociación Mexicana de Sociedades Financieras Populares (Amsofipo) consideró que la reforma financiera, aprobada en el Senado de la República, hará que el sector en general sea más robusto, además que comenzará a emparejarse el camino para todos los jugadores y no sólo para la banca comercial.

“Entre los actores privados del sistema financiero no sólo están los bancos, sino el sector no bancario en el que se incluye a las sofipos, que están impulsando los servicios con una participación importante sobre todo en número de clientes atendidos de manera permanente, con crecimientos anuales de más del 20%”, expuso el presidente del organismo, Armando Sánchez Porras.

La reforma aprobada, primero por la Cámara de Diputados y ahora por el Senado, contempla que las sofipos puedan, entre otras cosas, operar a través de corresponsales y de la telefonía móvil, servicio que previo a ello estaba solamente considerada para los bancos.

En este sentido, Sánchez Porras destacó que se dinamizará el otorgamiento de los servicios financieros, sobre todo en la población y los sectores económicos con los que las sofipos trabajan, y que son los populares, semiurbanos y rurales, donde la banca tradicional no llega.

El presidente de la Amsofipo aplaudió y reconoció la aprobación de la reforma, ya que dijo que se dan avances para el sector. Sin embargo, señaló que quedaron algunos temas pendientes para las financieras populares en los que insistirán, como es el caso de que se homologue el fondo de protección de los ahorradores de las sofipos, al de los bancos.

“Definitivamente se han obtenido avances que como Amsofipo reconocemos y que nos permitirán seguir avanzando. Sin embargo, quedan algunos temas importantes que no fueron considerados en esta reforma y que seguiremos impulsando bajo un sentido de necesidad y responsabilidad”, concluyó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Edgar Juárez, El Economista