Reforma fiscal, ¿cómo te afecta?

Foto: Archivo/El Economista

El gobierno lanzó una campaña de publicidad que intenta explicar las "bondades" de esta iniciativa

Como todos hemos experimentado, los medios de comunicación nos bombardean con publicidad tratando de vendernos toda clase de productos milagro, tanto los que te sacan pelo en ocho días, como los que te bajan de peso en quince. Pues bien, el gobierno no se queda atrás como hemos podido apreciar con la publicidad emitida después de aprobadas cada una de las reformas legales que propuso, lo mismo la fiscal que la energética, la laboral o la educativa. Según sus mensajes, ahora sí con motivo de estas reformas dejaremos de ser pobres, acabaremos con la desigualdad, dejará de haber desempleo, habrá empleos mejor remunerados, bajará el precio del gas, la gasolina, las tortillas, etc..

Hace unas semanas la Secretaría de Hacienda lanzó una campaña de publicidad que intenta explicar las “bondades” y ventajas de la recientemente aprobada Reforma Fiscal. Llamó mucho mi atención un comercial en particular en el que un agobiado oficinista le pregunta a otro: “oye, ¿que vamos a pagar más impuestos el año que viene?”, y el otro le contesta: “¿ganas más de 60,000 pesos mensuales? porque solo el que gana más de 60,000 pesos mensuales va a pagar más impuestos”. Verdades a medias, o mentiras a medias, como lo quieras ver.

Me explico. Esta aclaración debería dejarnos muy tranquilos, pero ahí es donde vamos con las verdades a medias. La tasa del ISR tuvo un ajuste y será del 32 hasta el 35% para aquellos que ganen 750,000 pesos anuales o más, es decir, aproximadamente 60,000 pesos al mes. Si eres gerente o director de alguna empresa mexicana, ganas más de 60,000 pesos pagarás más ISR. Esta reforma definitivamente no afecta a la mayoría de la población, pero ¿qué me dices del resto de los nuevos impuestos aprobados? Esos sí afectan a la mayoría de los mexicanos que ganan mensualmente mucho, muchísimo menos de 60,000 pesos.

Por ejemplo, van a pagar más impuestos los que tengan un vehículo que valga más de 130,000 pesos porque ya la deducción de los vehículos que antes era hasta 175,000 se redujo a 130,000.

Por usar tu auto vas a pagar más impuestos porque la gasolina seguirá subiendo mensualmente. Incluso se publicó hace unos días que la gasolina magna ya está más cara en México que en Estados Unidos.

Si tienes una empresa y deduces tus consumos en un restaurante, también vas a pagar más impuestos porque baja la deducción al 8.5 % del gasto. Antes era el 50%, luego pasó a 25%, hasta 2013 en 12.5% y a partir del 2014 podrá deducir el 8.5%. Es decir, de cada 100 pesos solo podrás deducir 8.50 pesos. Eso es pagar más impuestos.

O bien, si por efectos de tu trabajo rentas algún automóvil, la deducción se está reduciendo de 250 pesos por día a 200 pesos. Mensualmente en este rubro el tope era 7,500 pesos, en 2014 bajará a 6,000.

Si tus viajes de negocio no los haces en automóvil pero sí en autobús y vas fuera de las áreas urbanas o metropolitanas, pagarás 16% más, porque ya aplica IVA en este tipo de transporte. Si durante el viaje o en tus ratos libres te gusta mascar chicle, también pagarás 16% por concepto de IVA. Y al llegar a casa para darle de comer a tu perro o gato, también habrás pagado más impuestos porque el alimento para mascotas costará 16% más de IVA.

Si eres patrón, al otorgar a tus empleados prestaciones que estén exentas para los trabajadores (como previsión social, aguinaldo, prima vacacional, prima dominical, horas extras, entre otros), a partir del 2014 sólo podrá deducir el 47% de esos pagos o el 53%, sino disminuye en el 2014 con respecto al 2013. Es decir, no suben la tasa, pero suben la base: sólo se podrá deducir prácticamente el 50% de los que se venía deduciendo.

Quienes viven o compran en zonas fronterizas ya no pagarán 11% de IVA, sino 16% como en el resto del país, esto es un 5% más en sus gastos habituales.

Tampoco olvidemos el nuevo impuesto de un peso por litro aprobado para las bebidas saborizadas. Esta es una causación que se trasladará al consumidor, lo cual repercutirá directamente en el precio. Y para acompañar el refresco: una botanita, frituras, o un chocolate, con contenido calórico igual o superior a 275 kilo calorías por cada 100 gramos, se pagará un 8% que antes no se pagaba.

Y por si fuera poco, si haces declaración anual ya sea porque optes o porque estés obligado y tienes deducciones personales tales como gastos médicos, dentales u hospitalarios, o gastos de funeral, pues bien éstas a partir de 2014 estarán limitadas al 10% del monto del ingreso o el equivalente a cuatro salarios mínimos, lo que sea menor.

Entonces, dime, ¿sólo van a pagar más impuestos los que ganen más de 60,000 pesos?

*El autor es socio director de RSM Bogarín.

[email protected]

CRÉDITO: 
C.P.C. Rodolfo Martínez Gamboa*