Cómo ha evolucionado el comercio electrónico

Foto: freedigitalphotos.net./ elempresario.mx

Hace más de 20 años comenzó la explosión comercial de Internet en el mundo; sin embargo, los efectos económicos hoy todavía son incipientes para muchas organizaciones que operan en países como el nuestro.

Datos de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) muestran que el importe de ventas que hoy genera el comercio electrónico en México está valuado en más de 1,700 millones de dólares, pero existe todavía una gran oportunidad de crecimiento para esta actividad en el ámbito nacional.

Oportunidades

Por una parte se requiere de una consolidación, extensión y soporte del modelo de comercio B2B (Negocio a Negocio) para una mayor inclusión de la mediana y pequeña empresa mexicana --que por cierto hasta hoy ha estado ausente en este nuevo entorno.

Por otra parte, un programa integral de impulso al modelo B2C (Negocio a Consumidor) que implique, entre otros aspectos importantes, la generación de una verdadera cultura digital en la sociedad y especialmente la incorporación constante y creciente de nuevos usuarios para las diversas tecnologías.

De esta forma seguramente se superará la cifra promedio de ventas por medios electrónicos que hoy se estima en 16% de las ventas totales para lo que aplica.

Experiencia

Además, en la medida en la que el usuario de las nuevas Tecnologías de la Información y comunicaciones obtenga mayor experiencia y comprensión del nuevo entorno que lo rodea, mayor será la posibilidad de crecimiento de las transacciones electrónicas.

Así habrá también un mayor equilibrio entre la compra de bienes digitales (boletos de avión, boletos de espectáculos, software) y la adquisición de bienes materiales tangibles (electrodomésticos, muebles, etcétera), y los beneficios serán distribuidos en diversos giros.

Falta de confianza en tecnología

Otro de los aspectos que hoy condicionan el crecimiento del comercio electrónico en México es el nivel de desconfianza que tiene el usuario de las tecnologías con respecto al uso de los sistemas de pago electrónico, particularmente con el empleo de tarjetas de crédito.

De acuerdo con el “Estudio 2009 de Hábitos y Percepciones de los Mexicanos sobre Internet y Diversas Tecnologías Asociadas”, 52% de los usuarios de Internet en el país que compran con tarjeta de crédito en algún espacio electrónico se quedan preocupados cuando utilizan este instrumento de pago por cuestiones de seguridad.

El problema es que por diversas razones la tarjeta de crédito es el instrumento de pago más utilizado en las transacciones B2C en el país.

Finalmente, se tendría que agregar como factor condicionante del crecimiento del comercio electrónico el fortalecimiento y difusión de un marco jurídico para la regulación de las operaciones comerciales en estos nuevos ambientes, que beneficie claramente a las partes involucradas.

Las reformas y adiciones que se han realizado a diversas disposiciones legales en materia de comercio electrónico hoy todavía resultan insuficientes.

El reto aún es grande para nuestro país, pero coordinados el sector público, comercial y educativo pueden generar los cambios que se requieren para detonar un crecimiento más acelerado en esta materia.

* Director del departamento de Comunicación y Arte Digital del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México.

eleconomista@eleconomista.com.mx

CRÉDITO: 
Fernando Gutiérrez*

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.