Que la transición no afecte tu negocio familiar

Foto: Especial./ elempresario.mx

La falta de disposición para llegar a acuerdos, la desatinada dirección de un negocio y las peleas por obtener más poder pueden hacer que las empresas familiares decaigan. Problemas de este tipo son los que enfrentaban Geny Cáceres Fernández y sus cinco hermanos, propietarios de la constructora Cáceres Desarrolladores.

En México, 90% de las pequeñas y medianas empresas (Pymes) son familiares y frecuentemente tienen problemas al no dejar claro cuáles son objetivos de la empresa y cuáles de la familia, ocasionando con esto que las compañías pierdan clientes y en el peor de los casos desaparezcan del mercado, aseguró Ignacio Moreno Delgado, coordinador del Proyecto del Banco Interamericano de Desarrollo del Área de Vinculación de la Universidad La Salle.

“Perdimos mucho tiempo al no ponernos de acuerdo sobre lo que se debía y lo que no se debía hacer en la empresa y se retrasó la toma de decisiones. Además, había diferentes puntos de vista entre nosotros y eso generó más conflictos internos, porque los empleados se confundían acerca de a quién hacerle caso. También perdimos clientes y proveedores”, recordó Geny Cáceres Fernández.

Problema general

"Los problemas familiares ocasionan entre 60% y 70% la desaparición de las Pymes en el país. Es un índice muy alto. De hecho, 80% de las empresas en México, cuando tratan de pasar de una generación a otra, no lo logran. Y del 20% que lo logra, sólo 3% puede pasar el negocio a una nueva generación", resaltó Ignacio Moreno Delgado.

Para evitar este tipo de conflictos, la Universidad La Salle de México, con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), creó el Protocolo Familiar para Pymes, que apoya a los empresarios para establecer un gobierno corporativo, normas acorde con los intereses de los miembros de la familia y permite la competitividad y seguridad a la empresa.

Lo que busca el protocolo es darle continuidad a las empresas para hacerlas más competitivas y atractivas a los proveedores, a otros empresarios y a los clientes. Queremos hacerlos ver como una empresa seria y segura que tiene futuro”, afirma Eduardo Campos Cortés, consultor senior de la Universidad La Salle.

Por medio del Protocolo Familiar, la Universidad La Salle ofrece consultorías que orientan de manera objetiva a las empresas familiares, les permiten tomar acuerdos, conocer los horarios que deben tener y los procesos que en general ayudan a sentar las bases que hagan perdurar su negocio.

“Nuestra empresa familiar necesitaba ser más profesional y eso lo logramos escuchando a los expertos. Aprendimos que cada quien debe tomar el lugar para el que esta mejor capacitado y aclaramos las expectativas de nuestra empresa”, finalizó la empresaria Cáceres.

Si quieres saber más de este programa, visita: www.delasalle-cec.com.mx.

También puedes consultar estos artículos sobre la temática, escritos por la institución universitaria.

[email protected]

CRÉDITO: 
Fabiola Naranjo