Que no le clonen su tarjeta a Santa Claus

Foto: Archivo./ elempresario.mx

En la época decembrina el volumen de compras aumenta por renovar el guardarropa, los regalos, las cenas, brindis, además de la vista de Santa Claus y con estos gastos se incrementa el uso de tarjetas de débito, crédito y también llegan los oportunistas que buscan sacar provecho de los momentos de distracción.

Los expertos en finanzas personales recomiendan hacer uso de los plásticos y evitar cargar con efectivo cuando no sea necesario; sin embargo, el asunto de la seguridad no está resuelto dada la creciente ola de fraudes por clonación.

Según datos difundidos por Multisistemas de Seguridad Industrial, una firma dedicada a dar servicios de seguridad privada y proporcionar soluciones tecnológicas para el mismo propósito, en México, los bancos y usuarios pierden en promedio 60 millones de dólares al año por clonación de tarjetas de débito y crédito, que representan 36% de los cargos indebidos después de robo o extravío y fraude cibernético.

“La clonación de tarjetas es una realidad, por ello todos los esfuerzos que están haciendo los bancos para evitarlo. Un ejemplo de ello es el banco HSBC, por mencionar alguno, que permite hacer uso de sus plásticos no sólo a través de la firma convencional sino de la firma electrónica o la fecha de nacimiento”, explicó Marco Carrera, director de comunicación de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

¡A mí no me va a pasar!

Aunque la Condusef y la Asociación de Bancos de México (ABM) refirieron que es difícil obtener una cifra exacta del número de clonaciones en México, la Condusef tiene registro de que las tarjetas de crédito son el producto que tiene el mayor número de consultas y reclamaciones tanto en la Comisión como en las Unidades Especializadas de las Instituciones Financieras.

Hasta septiembre de este año, 160,000 personas solicitaron una asesoría o presentaron una reclamación asociada a cargos indebidos por consumos no efectuados, comisiones, intereses y gastos de cobranza.

Este delito, detallan los expertos, se realiza mediante la duplicación de la tarjeta con un “skimmer”, que es un aparato electrónico que escanea y graba la información de la banda magnética.

Para evitar que estas situaciones sigan ocurriendo, está el esfuerzo de todas las instituciones bancarias que, para 2013, ya habrán migrado de la banda magnética al chip, concluyó el directivo de la Condusef.

Siempre con precaución

Le ofrecemos algunas recomendaciones para prevenir la clonación de sus plásticos:

  1. Guarde sus comprobantes de compra hasta que reciba sus estado de cuenta.
  2. Antes de introcudir su tarjeta al cajero revise que no tenga extraños aditamentos.
  3. Cubra con su mano el teclado antes de poner su número confidencial.
  4. Al realizar sus compras, fíjese que deslicen su tarjeta solo una vez.
  5. Al pagar procure no perder de vista su tarjeta.

[email protected]

CRÉDITO: 
Ilse Santa Rita