¿Qué hacer en caso de detectar un billete falsificado?

Foto: Archivo./ elempresario.mx

Todos estamos expuestos a recibir un billete falso, a pesar de que las autoridades del Banco de México (Banxico) explican que de todo el circulante en México sólo 87 piezas por millón son apócrifas.

“No tenemos un problema de falsificación, aunque haya algunos en circulación, la gente debe revisarlos e identificar las medidas de seguridad para evitar ser víctima”, comentó Manuel Galán, director general de Emisión de Banxico.

1. Sin embargo, si llega a recibir una pieza falsificada, lo que tiene que hacer, de acuerdo con información de Banxico, es presentarlo a una sucursal bancaria donde lo remitirán para su análisis.

2. Ahí le entregarán un recibo con información del billete como su denominación, número de folio, serie y fecha de emisión, además le pedirán datos, por ejemplo, nombre y número telefónico, y los datos de la sucursal bancaria.

3. Este recibo también tendrá impreso un número de folio y la fecha, con el objetivo de que Banco de México le dé seguimiento.

4. En caso de que el billete resulte ser auténtico, la sucursal bancaria deberá rembolsar el monto del billete al usuario, en caso de que la pieza sea apócrifa, no hay forma de recuperar el monto.

5. En cualquier caso, será la institución financiera encargada de informar el resultado del dictamen realizado.

En el banco

Los expertos de Banxico reconocen que incluso en cajeros automáticos o en sucursales se puede entregar un billete falsificado. El usuario tiene cinco días hábiles posteriores a su recepción para presentar una reclamación; por ello revisarlos es la única defensa ante este delito.

Al presentarlo, la institución hará una investigación y en caso de que el usuario tenga la razón, el banco está obligado a rembolsar el importe correspondiente. “En la mayoría de los casos, cuando la gente se percata de inmediato, el banco entrega el importe correspondiente sin hacer más preguntas”, explicó Manuel Galán.

[email protected]

CRÉDITO: 
Judith Armadillo, El Economista