Pymes se abren paso en energías renovables

Archivo/Eleconomista.mx

Agregar valor tecnológico y desarrollar una industria propia, el reto

En Latinoamérica hay cerca de 30 millones de personas sin acceso a electricidad y al menos 3 millones de ellas viven en México, factor que limita el desarrollo económico y social de la región; expertos afirman que es necesario llevar energía a esta población, con la condición de hacerlo de manera sustentable, aprovechando los recursos disponibles para la generación de energías renovables.

De acuerdo con cifras del reporte de Energías Renovables de ProMéxico, al primer bimestre del 2012 se producían en el mundo 1,363 gigawatts (GW) a través de recursos renovables, de los cuales 14,357 megawatts (MW) se generan en México. Se tiene planeado que para el 2025 la capacidad instalada en el país supere los 30,000 MW, generados principalmente por energía hidráulica y eólica, responsables de 60 y 24%, respectivamente.

En este contexto, se abren oportunidades para las pequeñas y medianas empresas (pymes) nacionales en el campo de la innovación y la proveeduría en la cadena de valor de esta industria, mismos que necesitarán de nuevos inversionistas.

“Viene una etapa de oro en la inversión en energías renovables; hay mediciones de dióxido de carbono y datos que respaldan que el planeta está en una situación extrema: la motivación es económica, ecológica y humana”, afirma César Maldonado, profesor de la carrera de Ingeniería en Desarrollo Sustentable del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), Campus Santa Fe.

A esta visión se suma Luis Aguirre, CEO de GreenMomentum, quien afirmó que el interés de los emprendedores también se ha visto marcado por orientarse a estos proyectos, pues mientras hace cuatro años sólo uno de cada 100 proyectos que solicitaban financiamiento pertenecía a este sector, ahora representan 20% de las solicitudes de apoyo.

Cadena de valor

Por ahora, el papel principal que juegan las pymes se ubica en la cadena de valor de estas industrias; de acuerdo con Leopoldo Rodríguez, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eólica, se debe reconocer que ésta es una industria dominada por proyectos de grandes empresas, en las que los líderes de proyecto utilizan a compañías más pequeñas como proveedores de servicios y, en menor medida, de equipos.

En este sentido, el camino para empresas que aún no se integren a esta industria es acercarse a los desarrolladores de proyectos y buscar los espacios en los que pueden competir, pues si bien se trata de industrias con altos estándares técnicos, hay grandes oportunidades para los nuevos jugadores provenientes de otros nichos de mercado.

“Muchas de las pymes que ya participan en industrias como la aeroespacial o la automotriz -que ya producen en México equipos y componentes- tienen similitudes con la industria de la energía eólica y otras energías renovables, esto significa que dichos proveedores cumplen y podrían integrarse al sector”, concluyó.

Innovación y alianzas

El enfoque de proveeduría se consolidó en el sexenio pasado con la llegada de inversión extranjera para este campo, pero de acuerdo con los expertos, es imperativo un cambio de visión al respecto, ya que para construir una industria mexicana en este sector se debe impulsar el desarrollo de fabricantes locales y nuevas tecnologías desarrolladas dentro del país.

“De ningún modo se debe caer en el error de quedarnos como un maquilador de partes para las grandes empresas, sino trabajar con ellas en el desarrollo de nuevos proyectos en territorio nacional”, dijo.

Luis Aguirre explicó que para lograrlo los emprendedores deben evaluar sus proyectos y el verdadero componente de innovación que tienen, pues se trata de una industria avanzada en los países desarrollados y es posible que sus proyectos sean similares a tecnologías ya existentes: el reto es agregar valor a la tecnología y desarrollar una industria propia.

Una opción mencionada por César Maldonado, del ITESM, es la formación de clústeres de pymes dispuestas a trabajar proyectos a gran escala en conjunto y así combinar experiencia y capitales para competir con las empresas grandes.

Abanico de opciones

  • México tiene la capacidad para producir electricidad a través de diferentes maneras:
  • Eólica: proviene del viento y se puede transformar en energía mecánica o eléctrica.
  • Geotérmica: proviene de núcleo de la tierra y fluye a través de fisuras en las rocas.
  • Hidráulica: producida por el agua al pasar desniveles naturales o artificiales.
  • Biomasa: se obtiene de residuos animales y vegetales, se utiliza para generar calor o combustible.
  • La energía solar se clasifica en: Fotovoltaica: transforma la radiación del sol en electricidad a través de paneles, celdas conductoras o módulos fotovoltaicos.
  • Solar de alta concentración: la radiación es captada con paneles parabólicos y transformada en electricidad.
  • Térmica: aprovecha la radiación solar para captar y almacenar calor a través de colectores termosolares.

[email protected]

CRÉDITO: 
Marisela Delgado