Pymes, oportunidad para fondos de inversión

Foto EE: Angélica Pineda

En México existen 5.3 millones de micros, pequeñas y medianas empresas (mipymes), pero apenas 40,000 de estas compañías, con ventas anuales por 20 millones de pesos a 500 millones, son susceptible de recibir capital por parte de los fondos de inversión, señaló la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap).

En el país operan entre siete u ocho fondos orientados a pequeñas y medianas empresas (pymes) “menos de los que debería haber”, ya que dado el tamaño del mercado “tendría que haber tres veces más fondos orientados” a este sector, señaló René Fernández, miembro de la Amexcap y cofundador de Newgrowth Fund, dirigido a pymes.

El ecosistema emprendedor también tiene pocos fondos. Apenas 50 contra 800 que existen en Estados Unidos, indicó el directivo durante la presentación del segundo estudio “Capital privado como impulsor de las empresas mexicanas. 9 casos de éxito”. Además, menos del 1% de las oportunidades de inversión que reciben los fondos de capital semilla llegan a cerrarse.

“El porcentaje es bajísimo, pero es real y se refiere a todas las oportunidades que los fondos analizamos de forma rápida y que recibimos de presentaciones, correos electrónicos, paneles o de emprendedores. De 300 empresas, invertimos al año en tres”, explicó Federico Antoni Loaeza, miembro de la Amexcap y cofundador de ALL Venture Partners México.

Rechazó que hay un “sesgo” de los fondos para invertir en startups, y agregó que en Estados Unidos y Argentina, donde el ecosistema emprendedor es más longevo, los dueños de startups que han tenido salidas millonarias, se han convertido en inversionistas ángeles que apoyan a la siguiente generación de emprendedores.

“Nuestro ecosistema es muy reciente y en una primera etapa no fue muy exitoso. Argentina tiene una docena de emprendedores exitosos que se volvieron inversionistas ángeles, en México hay familias con dinero, pero no es natural que participen como inversionistas ángeles, como sucede en otros países. Nuestro papel es educarlos”, enfatizó.


RETOS PARA CRECER

Oscar Silva, socio de Global Strategy Group Deal Advisory de KPMG, afirmó que México tiene las condiciones para que funcione la industria de capital privado: cada vez hay más fondos operando en el país, la depreciación de la moneda es relativamente baja; la penetración del Capital privado aún es reducida y hay oportunidades de desarrollo en el segmento de las pymes.

Según la Amexcap, los fondos invierten cada año 2,000 millones de dólares, en 120 o 140 empresas de distintos sectores, principalmente Energía, Telecomunicaciones e Infraestructura. El sector mantiene un crecimiento de 30% y acumula activos por 29,000 millones de dólares.

La industria de capital privado busca informar sobre los beneficios de contar con ellos como socios y aclarar conceptos como que los fondos “lucran a costa de la empresa y les quita el control. Con el estudio comprobamos que es una asociación entre inversionistas y emprendedores, que vamos por el mismo riesgo y el mismo beneficio”, señaló Oscar Silva, socio de Global Strategy Group Deal Advisory.

El 99% de empresas que no acceden a recursos de los fondos es porque les falta preparación, no pueden explicar para qué requieren los recursos, no hay una alineación de intereses, o tiene un pasado no deseable, explicó.

Y recomendó: “las 40,000 empresas que pueden recibir capital privado deben mirarlo como un apoyo para su crecimiento, como un socio que va a transformar a la organización y generar valor, y no como una fuente de financiamiento”.

Finalmente, René Fernández, consideró que la reticencia del empresario a participar con los fondos se debe a que teme perder su independencia.

“En México, el costo de oportunidad para el empresario, no es económico, sino de perder la independencia de hacer lo que se le dé la gana. No rendir cuentas es cómodo y un fondo es un socio incómodo, porque obliga a rendir cuentas, a tener estados financieros, a tener consejo de administración, a pagar al IMSS y a los proveedores.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario