Pymes buscan más a fondos de inversión que a bancos

Foto: Especial

A nivel mundial persisten las dificultades de acceso a financiamiento por parte de las pequeñas y medianas empresas (pymes) y aunque muchas aún dependen del crédito bancario, éste ha disminuido en la mayoría de los países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), provocando un aumento en alternativas financieras.

Las inversiones de capital de riesgo y deuda privada son las que han tenido mayor crecimiento, de acuerdo a datos del estudio Financiamiento de Pymes y Emprendedores 2018 realizado por la OCDE.

La actividad de préstamos entre pares, así como el crowdfonding y la negociación de factura también han crecido como alternativa de financiamiento.

En México, los fondos de inversión de capital de riesgos para las pequeñas y medianas empresas han aumentado y ya suman, más de 40 (públicos y privados) desde el 2013.

Durante la presentación del informe, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, dijo que en estos cinco años ha habido un incremento sustancial del financiamiento de 32% en relación al mismo periodo en una administración anterior.

Asimismo, enfatizó que se ha incorporado a medio millón de pymes a esquemas de financiamiento y que se ha trabajo en ampliar la cobertura de fondos para que lleguen a empresas más pequeñas.

En estos cinco años se logró colocar más de 315 millones de dólares, con un impacto a 42 fondos de capital de riesgo y se ha reducido 25% la tasa de crédito al sector pyme.

Préstamos bancarios disminuyen

El informe de la OCDE señala que los nuevos préstamos bancarios a pymes disminuyeron a 15 de los 25 países estudiados y que la tasa mediana de crecimiento por valor de los nuevos préstamos descendieron de 2.6% en el 2015 a -5.6% en el 2016. Esto puede deberse a los problemas de cada nación y al débil dinámica de inversión.

En términos generales, las condiciones de crédito bancario mejoraron en el 2016 debido a los progresos que se percibe en los tipos de interés cobrado a las pymes que descendió en 30 de 36 países.

A pesar de que el interés por parte de las instituciones financieras a las pymes ha disminuido, conseguir un crédito bancario continúa siendo una problemática para las pequeñas y medianas empresas jóvenes o de reciente creación, porque a menudo carecen de activos que podrían utilizar como aval.

En este sentido, los instrumentos de capital resultan adecuados para proyectos innovadores que se encuentren en las etapas iniciales de su ciclo de vida, las cuales constituyen a un segmento reducido pero fundamental de la población de las pymes”, mencionó Ángel Gurría, secretario general de la OCDE.

Por otro lado, la deuda privada es una opción para las pymes que afrontan una fase de transición como: cambios en la propiedad, expansión­ hacia nuevos mercados o actividades y operaciones adquisición. Este tipo de financiamiento ha cuadriplicado su mercado en el periodo del 2006 al 2016, sobre todo en Europa.

La salida a la Bolsa también es una opción de financiamiento; sin embargo, el número de pymes que cotizan ha disminuido en los últimos años.

Aunque existen diferentes razones, el estudio dice que puede deberse a que los emprendedores están más dispuestos a salir de sus proyectos a través de fusiones y adquisiciones en lugar de hacerlo por un capital en el marco de una salida a la Bolsa.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario