Pueblos Mágicos, bajo la lupa de la Sectur

Foto: Especial

Realizarán evaluaciones para constatar el potencial turístico de las localidades

La Secretaría de Turismo (Sectur) federal inició una revisión integral del programa Pueblos Mágicos, para fortalecer los criterios de evaluación que permitan conocer qué tan sólidos son los poblados que lo integran como destino turístico.

La titular de la dependencia, Claudia Ruiz Massieu, explicó que serán evaluados los expedientes que entregó cada uno de los 83 Pueblos Mágicos del país y se harán visitas para conocer la magia que caracteriza a los poblados.

Añadió que si bien se está realizando un análisis profundo, es un programa que, al incorporar a la comunidad en la gestión, en la definición y en la preservación del destino, da muy buenos resultados.

Por su parte, el subsecretario de Operación Turística, Carlos Joaquín González, detalló que una de las prioridades de la actual administración es participar de manera más directa en lograr que estos pueblos se conviertan en un atractivo turístico de los estados, y que generen un beneficio social para la comunidad, el cual es uno de los propósitos más relevantes del programa.

No habrá exclusiones

Aclaró que este año ninguna población será excluida del programa, ya que la revisión no busca retirar el nombramiento, sino brindar fortaleza a las localidades que ya lo integran, creado en el 2001 por la Sectur, con la intención de diversificar la oferta turística, generar alternativas económicas para aquellos poblados que contaban con una base de recursos susceptibles de ser aprovechados turísticamente, además de la recuperación del patrimonio cultural e histórico de los estados.

El director de la Escuela de Turismo de la Universidad Anáhuac, Francisco Madrid Flores, explicó que el programa permitiría que el flujo turístico genere recursos para poder cumplir con esos objetivos, pero con el paso del tiempo el propósito original se fue desgastando. Comentó que es necesario verificar que los poblados que lo integran estén cumpliendo con las condiciones de operación: “Éstos deberían desempeñar tres funciones: ser un complemento de circuitos turísticos, estar localizados a menos de dos horas de grandes centros urbanos y generar opciones novedosas y atractivas para esos mercados. La tercera función estaba enfocada en aquellas poblaciones que tenían una marca suficientemente atractiva que podía provocar corrientes turísticas y que la declaratoria les ayudaría a consolidar su oferta”.

Real de Catorce y San Cristóbal de las Casas son un ejemplo claro, pues ambas poblaciones ya eran identificadas por los viajeros, pero no necesariamente estaban listas. “Existe un riesgo del desgaste del concepto con más de 80 Pueblos Mágicos y que podría crecer en los próximos años, aunque cabe la posibilidad de que al mercado lo que le llame la atención sea la abundancia de nombramientos”, aclaró.

Por su parte, el consultor turístico y exsubsecretario de Operación Turística en la Sectur federal durante el sexenio de Fox, Eduardo Barroso, coincidió en que se requiere una revisión profunda y redimensionarlo. “No nos puede volver a pasar que el entusiasmo nos gane. Lo que se hizo a todas luces fue inadecuado; un programa tan cuidado por el gobierno federal y estatal, con este cierre tan maratónico y vertiginoso, sin duda, ha perdido un poco la visión”.

La historia 
del programa

  • 2001. El gobierno federal crea el programa con el objetivo de estructurar una oferta turística complementaria y diversificada hacia el interior del país, basada en los atributos histórico-culturales de cada pueblo.
  • 2004. Se crea el Comité Interinstitucional de Evaluación y Selección, que busca darle formalidad y contar con criterios más objetivos. El organismo está integrado por representantes de la Secretaría de Turismo, el Consejo de Promoción Turística de México, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo, el Instituto Nacional de Antropología e Historia, la Secretaría de Desarrollo Social, la Secretaría de Economía, entre otras. A partir de esas condiciones se demanda la preparación de expedientes formales, la aplicación para el programa a través de un proceso más ordenado y objetivo.
  • 2007. Hay 31 nominaciones. Un tamaño razonable para operar con una marca selecta que considera una serie de garantías a los mercados.
  • 2008. No hay ninguna declaratoria.
  • 2009. Se excluyen a algunas poblaciones que no estaban cumpliendo con los requisitos, como Mexcaltitán, Nayarit; Tepoztlán, Morelos, y Papantla, Veracruz. En ese año se realizan varias evaluaciones.
  • 2012. Se nombran 34 nuevos Pueblos Mágicos, es decir, 41% de los poblados que integran el programa.

¿Cuáles son
 los objetivos?

  1. Estructurar una oferta turística complementaria y diversificada hacia el interior del país.
  2. Aprovechar la singularidad de las localidades para la generación de productos turísticos basados en sus expresiones culturales.
  3. Generar otros productos turísticos como aventura, deporte extremo, ecoturismo, entre otros.
  4. Reforzar los atractivos de los poblados con potencial turístico, con la finalidad de fomentar el flujo turístico y generar un mayor gasto en beneficio de la comunidad receptora y la modernización de los negocios turísticos locales.
  5. Constituir al turismo local como una herramienta del desarrollo sustentable de las localidades incorporadas, así como en un programa de apoyo a la gestión municipal.
  6. Que las comunidades receptoras de las localidades participantes aprovechen y se beneficien del turismo como actividad redituable, es decir, como opción de negocio, trabajo y forma de vida.

Los datos destacados

  • 8 pueblos mágicos tiene Michoacán. Es la entidad con mayor número de poblados integrados al programa.
  • 11 estados sólo cuentan con un nombramiento. Mexcaltitán es el único poblado que perdió la acreditación y no lo recuperó.
  • Distrito Federal es la única entidad que no tiene nombramiento.
  • Real de Catorce, San Luis Potosí y Huasca de Ocampo, Hidalgo, fueron los primeros en ser incluidos en el programa.

Las últimas localidades en recibir la acreditación fueron:

  • Tecate, Baja California.
  • Arteaga y Viesca, Coahuila.
  • Jalpa, Salvatierra, Yuriria, Guanajuato.
  • Xicotepec, Puebla.
  • Jala, Nayarit.
  • El Rosario, Sinaloa.

[email protected]

CRÉDITO: 
Arcelia Lortia / El Economista