Protege a tu empresa contra huracanes

Archivo/Eleconomista.mx

Conoce las medidas preventivas que te ayudarán a evitar desastres

La Temporada de Huracanes 2013 está por comenzar y con ella, nace la necesidad de tomar las medidas de prevención adecuadas para enfrentar las eventuales contingencias ambientales, tal como lo puntualiza la empresa de gestión de riesgo y soluciones de capital humano Aon.

De acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) de México, este año se registrarán 14 sistemas tropicales en el océano Pacífico: seis tomarán el nombre de tormenta tropical, cuatro serán huracanes moderados y cuatro serán huracanes considerados intensos. Mientras que en el océano Atlántico se presentarán 18 sistemas: nueve se convertirán en tormenta tropical, cinco en huracanes moderados y cuatro en huracanes intensos.

De hecho, en las regiones oriental y central del Pacífico esta temporada se puso en marcha los pasados 15 de mayo y 1 de junio respectivamente.

El impacto que genera un huracán la mayoría de las veces es fatídico, ya que las inundaciones y el nivel de daños en edificios causados, así como la falta de previsión ante un fenómeno de tal índole, puede ocasionar la pérdida total de su compañía.

Patrick Old, director de Control de Riesgos de Aon, enfatiza que “México tiene un área de oportunidad para promover una cultura de concientización entre los tomadores de decisiones de las empresas con respecto a la prevención de desastres naturales, lo cual implica que deben tener a la mano información de calidad para orientarse y guiar sus decisiones para proteger su negocio

“Empleamos valiosas herramientas como la escala Saffir-Simpson, que categoriza los huracanes de acuerdo a la velocidad del viento y la presión central para determinar el nivel de daños que puede causar”, menciona Old.

Medidas de Prevención

Así pues, con la intención de generar una cultura de prevención, Aon comparte algunas medidas de prevención ante posibles contingencias climatológicas:

Antes de que inicie la temporada de huracanes

  • Planea una ruta de evacuación
  • Ponte en contacto con la oficina de manejo de emergencias local o el capítulo de la Cruz Roja y pregunta por el plan de preparación para huracanes de la comunidad.
  • Familiarízate con las rutas seguras tierra adentro.
  • Prepárate para conducir de 20 a 50 km tierra adentro para localizar un lugar seguro.
  • Ten a la mano suministros para casos de desastre, así como pilas, linterna, radio portátil (operado con pilas); botiquín, manual de primeros auxilios, medicamentos esenciales; alimentos, agua de emergencia, abrelatas no eléctrico; dinero en efectivo y tarjetas de crédito; ropa abrigadora y zapatos resistentes.
  • Asegúrate de que todos los miembros de la familia sepan cómo reaccionar después de un huracán.
  • Enseña a los miembros de la familia cómo y cuándo desconectar el gas, la electricidad y el suministro de agua.
  • Enseña a los niños cómo y cuándo llamar a los servicios de emergencia, la policía o departamento de bomberos y qué estación de radio sintonizar para oír información de emergencia.
  • Protege tus ventanas. Las contraventanas permanentes son la mejor protección. Un método más barato consiste en colocar paneles de madera contrachapada. Usa tablones de madera de 1/2 pulgada corte a la medida de cada ventana.
  • Perfora agujeros cada 40 cm para los tornillos mucho antes de que llegue la tormenta.
  • Poda las ramas muertas o débiles de los árboles
  • Verifica que la póliza de seguros se encuentra vigente (completamente pagada o sin retrasos en pagos fraccionados), que las coberturas contratadas incluye riesgos hidrometeorológicos (riesgos de inundación y/o huracán), que las sumas aseguradas están acorde con el valor del bien inmueble y contenidos.
  • Elabora un plan de comunicación de emergencia.
  • En caso de que los miembros de la familia se separen unos de otros durante un desastre (una posibilidad real durante el día cuando los adultos se encuentran en el trabajo y los niños en la escuela), ten un plan para volver a reunirse.
  • Pide a un pariente o amigo que viva fuera del estado que actúe como el "contacto de la familia".

Durante una alerta de huracán

  • Una alerta se emite cuando se esperan condiciones de huracán (vientos de 120 km por hora o superiores, o agua y oleaje agitados peligrosamente altos) en 24 horas o menos.
  • Escucha constantemente un radio o televisor operado con pilas para enterarte de las instrucciones oficiales.
  • Si te encuentras en una casa móvil, verifica las sujeciones y evacua de inmediato.
  • Evita los ascensores.
  • Si te encuentras en casa: permanece dentro, lejos de las ventanas, tragaluces y puertas de vidrio; mantén a la mano un suministro de linternas y pilas adicionales; evita las llamas abiertas, como las velas y las lámparas de queroseno, como fuente de luz; si se interrumpe el suministro de energía eléctrica, apaga los principales aparatos electrodomésticos para reducir las variaciones de voltaje cuando la electricidad se restablezca.
  • Si las autoridades indican que la evacuación es necesaria: sal tan pronto como sea posible; asegura tu casa desconectando los aparatos eléctricos, corta la electricidad y cierra la válvula principal del agua; dile a alguien que no se encuentre en el área de la tormenta a dónde piensas ir; lleva los suministros de emergencia preparados con anticipación, ropa protectora y abrigadora, mantas y bolsas para dormir a un refugio; cierra con llave la casa y parte.
  • Medidas de prevención para hoteles

    • Durante la fase de notificación, alerta a los huéspedes acerca del evento y de ser posible, evacua a la mayor cantidad de personas.
    • Prepara un plan de evacuación que contemple las rutas seguras para llegar a los refugios, vehículos de traslado para huéspedes y personal que labora en el hotel cuando sea necesario.
    • Diseña un plan para mantenerte comunicado, incluyendo procedimientos para brindar información a los empleados, comunicación con servicios de emergencia, comunicación corporativa, seguimiento de situación de personas lesionadas, etc.
    • El plan de emergencias debe contemplar la falta de servicios públicos como suministro de agua y electricidad.
    • Es necesario hacer caso de las indicaciones emitidas por las autoridades.
    • Resguarda todo mobiliario y objetos que puedan ser proyectados por los vientos tempestuosos y causar daños a edificio, personas o instalaciones.
    • Se debe hacer una limpieza adecuada de las bajadas pluviales y drenaje para evitar inundaciones y humedad en el edificio.
    • Protege los cristales del edificio para evitar que puedan romperse. Es necesario cortar las ramas débiles de los árboles que puedan ser arrancadas por el viento.
    • Asegura todo objeto que pueda ser proyectado por el viento, pero que no pueda ser resguardado en el interior del edificio.
    • Sella sótanos para evitar inundaciones. Asegura techos livianos que puedan ser levantados por el viento.
    • Protege los equipos electrónicos e información importante del negocio. Haz respaldos de información vital y llévalos a un sitio seguro. Los equipos que no sean indispensables deberán ser puestos fuera de servicio.
    • Prepara documentación importante que será requerida después del evento, como puede ser: póliza de seguros, escrituras, registros de propiedad, inventario de bienes, etc.
    • Una vez que el evento haya pasado, haz una revisión minuciosa de las instalaciones para detectar fugas de gas o agua y, de existir alguna, repórtala de inmediato a las autoridades.
    • Antes de poner en servicio el sistema eléctrico de nuevo, se debe revisar que no existan daños que representen algún riesgo.

    *El autor es director de Control de Riesgos de Aon

    [email protected]

CRÉDITO: 
Patrick Old*