Pronafim democratizará microfinancieras

Foto: Especial

Brindarle una dimensión más social al sistema financiero, el objetivo

En línea con lo establecido en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, el Programa Nacional de Microfinanciamiento al Microempresario (Pronafim) se ha marcado el objetivo de apoyar la democratización, en este caso, de las instituciones de microfinanzas, para darle así una dimensión más social al sistema financiero.

El Pronafim financia proyectos de micronegocios, principalmente de mujeres, en zonas de alta marginación donde no llega la banca tradicional. Para esta labor, se apoya en entidades de microfinanzas, como las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo y las sociedades financieras populares. En la actualidad, trabaja con 89 instituciones de ese tipo.

El objetivo es la democratización del sector. Esto pasa por consolidar las intermediarias financieras, profesionalizarlas y hacer que todo su trabajo pueda llegar a los territorios priorizados por el gobierno”, refiere Celia Aguilar, responsable de Fortalecimiento y Desarrollo Institucional del Pronafim.

La funcionaria destaca que las financieras populares han tenido un crecimiento importante en los últimos años, pero todavía hay muchas zonas del país desatendidas.

“Para avanzar en el cumplimiento del objetivo del programa y ahora con los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo, los créditos, para ser efectivos y eficientes, deben tener al menos tres características: ser oportunos, suficientes y otorgarse en buenas condiciones”, indica.

En este sentido, considera que los enfoques de política pública financiera deben centrarse en tres ejes primordiales: igualdad de género, para que las mujeres tengan garantizado el acceso a los servicios; la interculturalidad, para diseñar productos acorde a las comunidades indígenas y un enfoque generacional, en el que a los jóvenes se les inculque una mayor educación y profesionalización financieras. Incluso en este último punto, la funcionaria comenta que se buscará trabajar en un proyecto, junto con la Secretaría de Educación Pública (SEP), para establecer una carrera técnica en cuestiones de microfinanzas, con lo que se apoyaría el desarrollo territorial.

Celia Aguilar destaca que el fin de la democratización del sector financiero es que la población que no tiene acceso a ese tipo de servicios, los tenga, pero además en buenas condiciones y de manera oportuna.

[email protected]

CRÉDITO: 
Edgar Juárez, El Economista