Promueven certificación anticorrupción

La inseguridad es de los principales problemas de las pymes. Foto: Shutterstock

Los sobornos en la empresa pueden terminar con la credibilidad y reputación de una compañía, pero contar con una certificación que combata la corrupción eleva el valor de la marca porque le brinda transparencia y ética en el manejo de las transacciones.

A nivel internacional existe el ISO 37001 llamado sistema de manejo antisoborno y aunque en México aún no existen empresas con esta certificación, en el mundo ha demostrado grandes resultados.

Este estándar trabajas temas de reputación, branding, reforzamiento de la marca y brinda orientación para mejorar los protocolos antisobornos en cualquier tipo empresa y en particular en las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Actualmente existen diversas empresas mexicanas interesadas en la certificación, tanto públicas como privadas, así lo dijo Jorge Zamora Rubalcava, gerente de Certificación y Mejora del Negocio en SGS México, empresa dedicada a la inspección, verificación y certificación.

“Es una propuesta que llega por el interés de la comunicad económica y de servicios, porque el tema de los sobornos puede ser de gran magnitud hacia las organizaciones, dificulta el comercio y entorpece algunas de las operaciones de las organizaciones”.

De acuerdo con datos del Banco Mundial, las pérdidas de las empresas, asociadas con soborno, cuestan 1 billón de dólares y México se encuentra en la posición número 135 de 180 en el Índice de Percepción de la Corrupción 2017, publicado por Transparencia Internacional.

Zamora precisó que el ISO garantiza un acto ético e íntegro en una operación y que se trabaja con la empresa para que no se presente un soborno, pero en caso de que ocurra, “la norma tiene mecanismos de manejo del incidente para mitigar cualquier situación relacionada con el soborno”.

Sin embargo, la norma no regula la prevención y manejo de fraude, lavado de dinero o cárteles.

El ISO puede implementarse en cualquier empresa, ya sea pública o privada, y los tiempos van de seis a ocho meses y tienen una duración de tres años con visitas anuales.

En cuanto a los costos, éstos varían dependiendo del tipo de compañía, número de sucursales y cantidad de empleados.

El objetivo de SGS México es que la certificación se implemente en las pymes mexicanas y que cualquiera que desee transparencia y manejo ético de las transacciones pueda hacerlo y tener una garantía en su actuar.

elizabeth.meza@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario