Productividad, sólo con empleo formal

Foto: AP

Importante garantizar capacitación, seguridad social y mejores salarios a los trabajadores

México está desaprovechando sus potenciales recursos humanos a falta de esquemas concretos de productividad que signifiquen elevar la competitividad fabril, detonar el crecimiento económico y mejorar el ingreso de la base trabajadora, refirió el director general de Productividad Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Salvador Herrera Toledano.

Participante en el foro “La productividad en México: retos en el 2014”, organizado por la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), dijo que ante ello el reto asumido por el gobierno federal es sumar y potenciar esfuerzos con empresarios y organizaciones sindicales para impulsar la productividad, empezando por la formalización del empleo que garantice capacitación, seguridad social y mejores salarios vinculados a la destreza y conocimientos.

Asentó que 60% de la población ocupada obtiene sus ingresos en la informalidad, donde no existe el concepto de productividad, por lo que la inserción de esos millones de mexicanos al mercado laboral formal es el reto de esta administración.

El director general adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), Manuel Molano Ruiz, mencionó que el gran problema de la baja productividad en el país está vinculado a que 38.5 millones de casi 50 millones de la Población Económicamente Activa no tienen profesión u oficio definido, y de ahí la necesidad de impulsar la capacitación y certificación laboral que les abra alternativas de un empleo estable y bien remunerado.

Destacó que mientras en otros países como Chile, Brasil, Corea del Sur, China, Argentina e Irlanda la productividad aumentó entre 1.1 y hasta 2.4%, en México ha caído consecutivamente a una tasa anual de 0.7% en los últimos 30 años, los que nos mantiene en el último lugar dentro de los países de la OCDE.

El líder nacional de la CROC, Isaías González Cuevas, indicó que la productividad es la alternativa para fortalecer el ingreso.

[email protected]

CRÉDITO: 
María del Pilar Martínez, El Economista