Con potencial para crecer, 0.53% de pymes

Foto: Shutterstock

El auge de la industria automotriz y la agroindustrial está reconfigurando la dinámica económica de estados como Guanajuato, Querétaro, Aguascalientes y San Luis Potosí, aunque apenas 1,860 pequeñas y medianas empresas (pymes) de las más de 350,000 unidades económicas que hay en esa región del bajío tienen posibilidades de crecer y sólo 10% de operar en mercados internacionales.

En el bajío “hay efervescencia e interés porque la industria automotriz detona una serie de empresas sobre todo de proveedores de autopartes y la intención de esos estados es desarrollar a más suministradores locales”, comenta Pedro Gutiérrez Romo, presidente del Consejo Endeavor México en el Bajío.

Tan sólo en Guanajuato, Endeavor tiene detectadas 900 scaleups, es decir pymes que pueden crecer a tasas anuales de 20% y generar más de 100 empleos de calidad. De éstas, al menos 90 pueden internacionalizarse y la cifra puede ser del doble al considerar a otros estados del bajío, donde también hay otras 960 empresas con potencial.

El empresario de origen tapatío explica que tienen 16 empresas en proceso de aceleración en Aguascalientes; 12 más en Guanajuato, 10 en Querétaro, con crecimientos de 25 a 35% y un valor en conjunto por 240 millones de pesos al segundo semestre del 2014. En San Luis Potosí están por abrir oficinas.

Antonio Martín del Campo, director regional de Endeavor en el Bajío, explica en los poco menos de seis años operando en la región, las ventas de las empresas Endeavor han crecido en promedio 29% anual, y cuatro de ellas, MexQ, Grupo Delicias, Customair, Agroin, están en paneles internacionales iniciando su actividad global.

“Estas cuatro empresas han dejado de ser pymes o están en proceso para dejar de serlo. Todas las demás con las que trabajamos a nivel nacional son pymes. Nuestro desafío, además de la institucionalización, es profesionalizarlas”, expone.

El portafolio de Endeavor en el bajío ha generado 12% más de empleo, el 80 o 90% de estos están por encima de los cinco salarios mínimos “lo que es relevante porque la inversión extranjera que está llegando a la región paga de dos a tres salarios mínimos. No sólo es cantidad, sino la calidad del empleo”, apunta el directivo regional.

Al cobijo de la industria automotriz, sectores como el textil y del calzado comienzan a ver nuevos horizontes de negocios. “Ahora mismo hay varias empresas de calzado que están llevando al sector automotriz asientos y volantes de piel, lo que es una maravilla porque esa industria está demando esa clase de insumos”, declara.

Otro sector en auge es el agroindustrial. El director regional comenta que de las cuatro empresas internacionalizadas, Grupo Delicias y Agroin, pertenecen a ese sector.

Del Campo considera que los retos para el gobierno en la región es hacer crecer las empresas, reorientando los apoyos que otorga a nivel federal y estatal hacia las empresas locales.

“Hay programas de becas para empleados que se lleva Nissan, Honda o Pirelli. En Querétaro, los apoyos de Conacyt se lo llevan compañías tractoras, como Mabe”, expone.

ECOSISTEMA REGIONAL

Los directivos de Endeavor revelan que uno movimiento que se está gestando en la región es la formación de fondos de capital de riesgo para compañías en proceso de expansión. Del Campo explica que se trata de una mezcla entre recursos públicos y privados de inversionistas locales. En Aguascalientes, Guanajuato y Querétaro operan dos fondos de capital de riesgo en cada entidad.

Los mentores orientan a las empresas seleccionadas a buscar estos fondos, los cuales tienen la certeza de que invertirán en compañías serias y con potencial, toda vez que, apunta Pedro Gutiérrez Romo, el proceso de selección de Endeavor es arduo.

Además de cumplir con una serie de requisitos, las compañías candidatas pasan por tres diferentes filtros. El último requiere la aprobación por unanimidad. Una de las primeras tareas con las scaleups elegidas es su institucionalización y pronto surgirán otros dos problemas: el talento y el mercado.

El arribo de empresas trasnacionales ha elevado la demanda de gerentes y directores, por otro lado las universidades siguen desvinculadas con las necesidades del mercado. “Si las empresas buscan gerentes de mercadotecnia, requieren que sepan de redes sociales, responsabilidad social corporativa, y la gente de las universidades no necesariamente sale con ese perfil”, comenta Del Campo.

Cambiar su visión de mercado es otro reto para Endeavor.

“Los emprendedores de Guanajuato –por ejemplo- difícilmente salen a otros mercados. Hay tanta fuerza en ese estado que no salen a otras entidades, menos al extranjero. La industria del calzado puede internacionalizarse, pero no tiene cobertura nacional o internacional. Hay que trabajar con ellos para que su modelo de negocios esté enfocada a esos mercados, es un reto muy fuerte”, concluye.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario