Pagos a largo plazo asfixian a pymes de Guanajuato

Foto: Notimex

León, Gto. Pese a las oportunidades de negocio que representa el clúster automotriz – autopartes en Guanajuato y la región, para las pequeñas y medianas empresas, los plazos de pago de hasta 135 días las están descapitalizando.

A las pequeñas empresas que se han subido a la cadena de suministro del clúster automotriz – autopartes les están provocando problemas los plazos de pagos impuestos por las empresas Tier 1 y Tier 2, que van de los 30 a los 135 días, reveló Carlos Cortés Serna, presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Irapuato (AJEI).

“Eso afecta mucho a las Pymes porque necesitamos ese capital de trabajo para operar y aguantar la captación del efectivo, eso está bastante complicado”, añadió.

El dinamismo que muestra el clúster automotriz -autopartes en la entidad, si bien esta generando oportunidades de negocios en rubros como el de la inyección de plásticos, metalmecánica, maquinados, tornos, además de servicios diversos; no todas las empresas cuentan con el capital para soportar el tema de pagos. Al menos no entre las más de 120 que conforman la organización y que están ubicadas en los municipios de León, Irapuato y Salamanca.

Combinación mortal

Sin embargo, al subirse a la cadena de proveeduría los empresarios están aceptando los plazos de pagos a empresas de origen japonés, alemán, estadounidense y de otras naciones que están arribando junto con las armadoras.

A los largos plazos de pago, se está sumando la exigencia de certificaciones ISO 9000, 14,000, el TS 16949 y también el VDA 6.1, solicitado entre las empresas alemanas.

“Es complejo con esos plazos, debes tener una gestión financiera bastante eficiente y adquirir los productos financieros viables para poder subirte a la cadena automotriz - autopartes”, explicó.

Buscando salidas financieras

Ante las dificultades a las que se enfrentan por falta de esquemas de financiamientos adecuados, es que junto con la Secretaría de Desarrollo Económico Sustentable (SDES) están en la gestión de programas de capitalización.

“El objetivo es atender un programa especial para los primeros meses, para cerrar el círculo de proveeduría con las multinacionales”.

Sin embargo, en la región se carecen de esquemas de financiamiento para este tipo de necesidades que está surgiendo entre la empresas que están sumándose como proveedores del clúster automotriz.

A decir del consultor Rubén Estrada y experto en procesos de manufactura esbelta y la fisolosofía japonesa Kaizen, las empresas deben considerar la atención a proveedores de nivel 2 y 3 donde los plazos de pago están siendo más flexibles y no considerar atender a las Tier1 1 o las armadoras, ya que ahí sí implica atender plazos de pagos de más de 120 días, lo que es inviables para las pequeñas empresas.

“No les recomiendo que si apenas están entrando... se vayan a los Tier 1, muchísimo menos con una planta “Just in time”, puntualizó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Xóchitl Larios / El Economista