Oportunidades de la COP16

Foto: Archivo./ elempresario.mx

Finalmente, después de que tanto en México como en el exterior se habían hecho innumerables predicciones fatalistas sobre los pobres resultados que, se rumoraba, seguramente arrojaría la Cumbre sobre Cambio Climático de Cancún, mejor conocida como COP16, que concluyó hace apenas dos semanas, en realidad el resultado fue mejor de lo esperado.

A pesar de la incomprensible obstinación de la delegación de Bolivia por no aprobar los textos emanados de la voluntad de todos los demás participantes, lo que evitó el consenso general y, por ende, los acuerdos que pudieran ser vinculantes, en términos generales se considera que hubo resultados positivos, como el compromiso de incorporar ahora sí ya en el texto del acuerdo una meta de reducción de emisiones causantes del efecto invernadero de entre 25 y 40% para el 2020.

El acuerdo consiguió el apoyo de países que partían con posturas muy enfrentadas, como Japón, EU y China. Si bien el pacto logró incorporar propuestas de todos los bloques, al final no se establecieron compromisos vinculantes para nadie y se dejó para el 2011 la decisión sobre si habrá un acuerdo que sustituya al Protocolo de Kyoto.

Dentro de las cuestiones interesantes destaca que se acordó la creación de un comité de adaptación para apoyar a los países que diseñen planes de protección frente al cambio climático y se establecieron parámetros para financiar esfuerzos para reducir la deforestación. La propuesta mexicana de la creación de un Fondo Verde logró salir adelante. Este Fondo pretende recoger y distribuir 100,000 millones de dólares por año hasta el 2020 para apoyar los esfuerzos de adaptación al cambio climático en los países más pobres y facilitar el uso de tecnologías no contaminantes.

Independientemente de la manera en que operará el Fondo Verde, es importante destacar que se prevén desde ahora importantísimas oportunidades de apoyo y financiamiento para las MiPymes que deseen adaptarse a los nuevos compromisos globales, incorporando equipos y tecnologías verdes en sus operaciones cotidianas.

De allí que el Tecnológico de Monterrey, campus ciudad de México haya decidido impulsar un nuevo Programa de Certificación Voluntario que permita a las MiPymes obtener un Sello de Responsabilidad Sustentable. La idea es lanzar a principios del 2010 un programa piloto que concientice, capacite y asesore a las MiPymes mexicanas en competitividad sustentable y les muestre las oportunidades que tienen al utilizar elementos y tecnologías verdes en el incremento de su productividad total.

La doctora Isabel Studer Noguez, directora fundadora del Centro de Diálogo y Análisis sobre América del Norte de esa institución educativa, que se ha convertido en una de las mayores autoridades del país en lo que se refiere al impacto de la adaptación en las empresas mexicanas, ha solicitado el apoyo al subsecretario para la Pequeña y Mediana Empresa, Miguel Marón Manzur, para que el programa cuente con financiamiento del Fondo Pyme. Dado el interés del subsecretario Miguel Marón en este tema y sus antecedentes empresariales en el ámbito del combate a la contaminación, seguramente estará muy pendiente del desarrollo de esta importante iniciativa.

*Alejandro González

agonzalez57@gmail.com

CRÉDITO: 
Alejandro González

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.