Opciones para dar seguridad social a tus colaboradores

El otorgamiento de la seguridad social no es optativo para el patrón, es una obligación. Foto EE: Natalia Gaia

Con la implementación de la reforma laboral en 2012, en México se adoptó el término de trabajo decente –que promueve la Organización Internacional del Trabajo (OIT)–, donde se destacan una serie de elementos que deben imperar en cualquier relación laboral: el acceso a la seguridad social es uno de ellos.

“El otorgamiento de la seguridad social no es optativo para el patrón, es una obligación que de no cumplirse se sanciona desde el punto de vista laboral y fiscal”, explica Jorge Sales Boyoli, abogado laboral y director general del Bufete Sales Boyoli.

Cuando el patrón contrata a un nuevo empleado, cuenta con cinco días hábiles, desde el inicio de la relación laboral, para presentar los formatos correspondientes y registrarlo, de no ser así, la multa aplicable es de 20 a 350 salarios mínimos vigentes. En México, cumplir la ley no es tan barato, las cuotas para el empleador son altas (alrededor de 35% adicional al salario fijo).

IMSS

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ofrece dos regímenes de afiliación: el obligatorio y el voluntario. El primero –describe Jorge Sales– es para aquellos casos en los que hay una relación laboral y está el deber patronal de dar seguridad.

En el voluntario no hay tal compromiso (por ejemplo, trabajadores domésticos), pero los colaboradores que desean gozar de los beneficios del IMSS “deben presentarse en algunas de las subdelegaciones de la entidad con identificación oficial (credencial para votar, pasaporte, cartilla de servicio militar o matrícula consular), comprobante de domicilio y comprobante del pago anual de aseguramiento de 8,174.98 pesos (a partir de febrero, hasta diciembre de 2016)”, Juan Lozano Tovar, director de Prestaciones Económicas y Sociales del IMSS.

Con este sencillo trámite –complementa–, el trabajador podrá gozar de atención contra enfermedades generales, seguro de invalidez y vida, de riesgos de trabajo, de vejez, cesantía y edad avanzada (pensiones tras jubilación), de prestaciones sociales y guardería; los mismos beneficios que en el régimen obligatorio, la única diferencia es que la pensión en el voluntario sólo se otorga por parte del Instituto y no de la empresa.

En el caso de querer asegurar también a los integrantes de su familia, la cuota anual a pagar se establecerá dependiendo del rango de edad de los individuos; por ejemplo, de cero a 19 años el monto es de 1,900 pesos, mientras que para los mayores de 80, la cifra asciende a los 5,500 pesos.

Seguro Popular

Con la finalidad de ampliar la oferta de seguridad social, en el año 2000 se crea el Seguro Popular, alternativa destinada a las personas que no tienen una relación laboral definida y, en la mayoría de los casos, sus ingresos les impiden pagar productos privadas.

Tras una evaluación exhaustiva de la situación económica familiar, el Seguro Popular determina si es necesario pagar una cuota anual que va desde los cero hasta 11,378.86 pesos. Cabe mencionar que la mayoría de los afiliados paga cero pesos.

Esta solución únicamente requiere que el interesado se acerque a alguno de los módulos de orientación y presentar comprobante de domicilio, acta de nacimiento, CURP e identificación oficial. Posteriormente, asistir a una consulta médica para realizarse las pruebas necesarias que identifiquen riesgos de salud y ser canalizados para su debito tratamiento.

La cobertura del Seguro Popular no sólo es para el trabajador, sino para toda la familia –sin importar edad o profesión–, los beneficios son: seguro médico básico, tratamiento de enfermedades y 250 intervenciones médicas. Así como la distribución de medicamentos.


Seguros privados

El sector privado cuenta con una extensa gama de productos que si bien no buscan sustituir a los otorgados por la seguridad social pública, si pretenden ser un complemento a dicha prestación.

Tal es el caso de Mapfre, empresa que a través del Seguro de Vida Grupo, un empleador puede dar cobertura a un mínimo de 10 trabajadores con un monto que va desde 1,000 pesos por cada uno, cifra que es modificada según la edad de los empleados registrados y el sector al que pertenezcan.

“No es lo mismo que estemos asegurando a maestros que generalmente su edad promedio anda sobre los 52-53 años, que empresas del giro financiero que oscilan entre los 40 años. Aunque estén contratando el mismo nivel de cobertura, es importante saber la edad promedio y conocer la actividad de cada grupo”, menciona Alejandro Garnica de la Rosa, responsable de Suscripción de Personas en Mapfre México.

Este producto que tiene vigencia anual y representa el 11.5% de las primas emitidas en Mapfre, brinda seguridad básica en caso de fallecimiento, pero tiene un doble beneficio: “cubrimos también muerte accidental o invalidez total y permanente, en estos dos casos se paga el doble de la suma asegurada a la cobertura, ya sea al empleado o a sus beneficiarios”, agrega Garnica de la Rosa.

Así, con un homónimo, HSBC en colaboración con Axa, presentan un producto que también busca ser un complemento al ofrecimiento del estado. Con una suma asegurada desde 50,000 hasta 500,000 pesos, el empleador puede dar a sus trabajadores, a través de dos planes diferentes, una cobertura en caso de fallecimiento natural o accidental e invalidez total y permanente.

El equipo de seguros de la institución bancaria expone que por medio del Plan Básico el trabajador queda cubierto por fallecimiento y tendrá asistencia funeraria. El Plan Amplio ofrece, además de lo antes mencionado, la cobertura por invalidez total y permanente. En ambos casos, la asistencia es extensiva al o los beneficiarios.

Por ejemplo, un empleador que desee asegurar a 50 trabajadores por una suma de 250,000 pesos por cada uno, tendrá que pagar 5,938 pesos por el Plan Básico y 7,292 por el Plan Amplio. En caso del fallecimiento del colaborador, los beneficiados serán indemnizados por el ponto de la cobertura, que en este caso es de 250,000 pesos.

zyanya.lopez@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.