No se olvide de las cuestiones legales al crear una compañía

Foto: Shutterstock

Si el emprendedor no está consciente de los compromisos que adquiere al formar una empresa puede generar el cierre del negocio.

Muchas veces los emprendedores descuidan el margen jurídico que rige el entorno de su desarrollo o empresa, lo cual puede dañar la salud financiera y emocional debido a que no tenerlo en orden propicia problemas legales que perjudican el prestigio y las ventas de la compañía.

Centrarse sólo en el desarrollo y dejar para después los engorrosos permisos, trámites son el principal factor que perjudica la existencia del negocio, por ello es fundamental que los emprendedores conozcan que existen asesores legales que pueden guiarlos en la construcción formal de la empresa.

Eduardo Sabatés Herrera, emprendedor y socio fundador de Grupo Sicoss, señala que cuando se tiene una idea es necesario analizar el marco jurídico o las reglas que giran en torno al desarrollo y conocer si el proyecto es viable o la zona en la que se busca entrar no está prohibida.

Por ejemplo, una empresa que usa drones para el envío de paquetería de un peso promedio de 2 kilogramos requiere analizar el marco jurídico para trazar las mejores rutas, ello porque existen zonas de la Ciudad de México en las que no está permitido el paso de vehículos aéreos no tripulados.

Eduardo Sabatés menciona que para llevar a la empresa por un buen camino, el emprendedor tiene que sentarse a escribir cómo sería el producto o idea que quiere lanzar al mercado, después identificar los beneficios que otorga, analizar el mercado existente y las leyes que giran alrededor.

De esta forma se tendrá en claro qué es lo que se desea conseguir y servirá como tarjeta de presentación para solicitar asesoría, créditos y hacer publicidad.

Otro punto importante que hay que tratar es el nombre de la empresa, por ello hay que verificar que legalmente este libre; es decir, que no cuente con derechos de autor o Copyright.

Para ello se recomienda verificar si el nombre está disponible y de ser así registrarlo ante la ­Secretaría de Relaciones Exteriores. Lo mismo sucede con un dominio web, el cual hay que asegurarse de que esté disponible para su uso.

También hay que determinar quiénes van a ser los socios en la creación de la empresa y definir con qué porcentaje van a participar para desde el inicio establecer las reglas legales.


Cierre de la empresa

Si el emprendedor no está consciente de los compromisos que está adquiriendo, cuando crea una empresa puede provocar el cierre de la compañía.

Eduardo Sabatés precisa que al crear una empresa se adquiere compromiso con la Secretaría de Hacienda para pagar impuestos, con el Seguro Social para cubrir las cuotas de seguro patronales, retener impuestos y enterarlo a la secretaría, también con la Secretaría del Trabajo y el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores.

“Hay emprendedores que esta tarea, que de por si es latosa, no la toman con la debida seriedad y les llegan sorpresas. Contratan personal sin seguridad social porque piensan que pueden ahorrar dinero, pero si el trabajador sufre un accidente la empresa se enfrenta a problemas legales.

“Lo que bien empieza bien acaba. Si desde el inicio se hacen las cosas en orden y en regla, va a ser más fácil cerrar correctamente si el proyecto fracasa y, si evoluciona, convertirlo en un negocio que genere fuentes de empleo y cumpla con las obligaciones fiscales”.

Empresa al quiebre

Desde su experiencia, Eduardo ­Sabatés dice que los principales factores que llevan a una empresa al cierre es la incorrecta administración y ello se debe a que desde el inicio no fue planeada con claridad o a que el presupuesto no fue administrado correctamente y se utilizó en cuestiones que el negocio no necesitaba.

Otro punto es el no contar con una adecuada planeación y una nula estrategia de ventas. “Cuando no hay una planeación y se tiene una visión a corto plazo o se vive al día día, se está vulnerable y la empresa tiende a fracasar”, ­enfatiza el especialista.

elizabeth.meza@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.