Los beneficios financieros de no fumar

Foto: Cortesía

Piensa en las ventajas que obtendrás dejando atrás este hábito

Fumar es un hábito que no sólo puede hacer daño a tus pulmones, sino también a tu bolsillo. El costo de los cigarros es el primer ejemplo, pero sin duda no el único, por eso será el último que mencionemos.

Un costo que pocas veces se toma en cuenta es que los seguros de vida, de gastos médicos y hasta de educación son más caros para los fumadores. Quienes no tienen este nocivo hábito o lo dejaron al menos 5 años atrás tienen "descuentos" en sus pólizas.

¿Cómo funcionan? Es muy sencillo, los precios de los seguros dependen de diferentes factores como la edad y la salud: entre más joven es el asegurado – y más saludable, por supuesto- es más barata su póliza. El descuento de "no fumador" rebaja años a la edad que realmente se tiene -normalmente entre 2 y 5 años menos, dependiendo de la aseguradora- y en consecuencia el pago es menor.

Pero eso no es todo, las visitas al doctor pueden ser más caras y frecuentes pues el cigarro es un factor de riesgo para numerosas enfermedades del corazón, cerebro vasculares y pulmonares, además de debilitar nuestro sistema inmune.

Regresando al impacto en el presupuesto mensual que implica fumar, ¿cuántas cajetillas te acabas cada semana? ¿una? ¿dos? ¿Más?, Bueno pues ahora multiplícalas por mes y luego por año… seguramente de ese gasto hay bastante dinero que podrías haber utilizado para esas vacaciones soñadas, la ampliación de la casa, el enganche del nuevo auto, el semestre en la maestría o simplemente para llegar al final del mes con mayor tranquilidad.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2006, más del 8% de los hogares mexicanos destinaban una parte de su presupuesto a la compra de cigarros y en promedio este gasto ascendía al 2% de los recursos mensuales de la familia. Ese porcentaje sin duda podría aprovecharse en necesidades básicas y que no fueran perjudiciales a la salud.

Si realizamos la suma del gasto directo de adquirir cigarros, el de salud y el extra que hay que pagar por los seguros, francamente fumar sale bastante más caro de lo que pensamos. Si pensamos en recortar en algunos rubros ¿por qué no mejor eliminar uno que puede ser tan nocivo para nuestra salud física, como financiera?

*Sofía Macías es experta en finanzas personales y vocera del programa Consumo Inteligente de MasterCard.

CRÉDITO: 
Sofía Macías*