Mitos que detienen la adopción de la e-factura

Foto: Cortesía

Sólo 40% de las empresas han adoptado la Factura Electrónica.

A partir de enero de 2011, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) determinó que los contribuyentes con ingresos iguales o mayores a 4 millones de pesos al año deberían adoptar la Factura Electrónica de manera obligatoria, mientras que el resto de los contribuyentes deberían hacerlo de manera paulatina.

Al respecto, René Torres Fragoso, Director General de CONTPAQ i, empresa especializada en el desarrollo de software empresarial y líder en Factura Electrónica, dio a conocer que el nivel de adopción de la Factura Electrónica en México alcanza el 40%; donde el sector industrial es el que presenta mayor porcentaje de adopción (88%) y, sorpresivamente, la pequeña empresa alcanza un adopción del 77%.

El directivo destacó un estudio realizado por CONTPAQ i con el objetivo de conocer el nivel de adopción y percepción de la Factura Electrónica. Dicho estudio, comentó, se realizó únicamente con personas morales de las cciudades de México, Guadalajara y Monterrey.

Entre los hallazgos, mencionó que la minoría de las empresas están debidamente enterados sobre quiénes están obligados a facturar de manera electrónica.

“Tan sólo un 29% sabe con exactitud quienes están obligados, el resto no conoce que los contribuyentes obligados a usar la Factura Electrónica son quienes tienen ingresos iguales o superiores a 4 millones de pesos y el resto debe hacerlo de manera paulatina”, informó el directivo, al hacer referencia al estudio realizado.

Torres Fragoso destacó que actualmente existen mitos y realidades respecto a la facturación electrónica que frenan su adopción, como: la que el Contador Público sugiere aplazar esta acción debido a la posibilidad de que el SAT dé marcha atrás la iniciativa de facturar electrónicamente.

Otro mito es que el Proveedor Autorizado de Certificación se puede quedar con la información del Certificado de Sello Digital y Llave Privada, para compartirla con terceros, propiciando el mal uso de información del contribuyente.

Algunas personas que ya agotaron sus facturas en papel y están obligadas a utilizar la Factura Electrónica (ingresos iguales o superiores a 4 millones de pesos) no saben si existen multas por parte del SAT al no hacerlo.

Por otra parte los contribuyentes no saben si existe la necesidad de verificar los archivos XML de las facturas electrónicas, pues la representación impresa es suficiente para asegurar que se cuenta con una factura válida.

Finalmente las personas comentaron no saber si existen empresas que ofrecen software gratuito, para facturar electrónicamente, sin necesidad de contratar los servicios de un PAC.

Estos mitos, dijo el ejecutivo, han ocasionado que los periodos de adopción de la Factura Electrónica se pospongan y se consideren hasta finales de este año, ocasionando una saturación para los proveedores de software y las entidades gubernamentales para atender una alta demanda de contribuyentes que buscan migrar a la factura digital.

A decir de Torres Fragoso, en la adopción de la Factura Electrónica hay un “efecto dominó”: “Los contribuyentes que ya usan la facturación electrónica, están impulsando a otros para que hagan lo mismo. Además, al existir ahorros en la disminución de uso del papel y en el almacenamiento de archivos, hay menos errores en los procesos y el trabajo contable se simplifica; siendo esto otras razones de adopción”, dijo el Director General de CONTPAQ i.

A la fecha, de acuerdo con información del SAT, de los 5 millones de contribuyentes registrados en México poco más de 243 mil 543 han adoptado la Factura Electrónica. De esa cifra, refiere el organismo, 21 mil 335 contribuyentes están en el esquema de Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI), que es la modalidad vigente y obligatoria a partir del 1 de enero de este año para quienes opten por la facturación electrónica.

El SAT destaca que en los últimos dos años se han emitido poco más de 1, 200 millones de CFDI, y espera que en el 2012 esta cifra aumente a 4 mil 500 millones.

“Esto indica que hubo un crecimiento exponencial, principalmente porque los contribuyentes evaluaron la conveniencia de migrar a un esquema electrónico para emitir comprobantes fiscales digitales tanto por los contribuyentes obligados y los no obligados. En este último caso, existe una necesidad de adoptar la Factura Electrónica anticipadamente con el objetivo de mantener a sus clientes y mantenerse en el mercado de manera competitiva”, comentó Pedro C. Canabal Hermida, Administrador Central de Comunicación Institucional del SAT.

CRÉDITO: 
Equipo de Redacción