Mipymes rechazan créditos por considerarlos caros

Foto: Elizabeth Meza

En México, 73.6% de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) rechaza créditos, debido a que los consideran caros, innecesarios y por qué desconfían de los bancos, así lo dio a conocer la Secretaría de Economía al presentar los resultados de la Encuesta nacional sobre productividad de las micro, pequeñas y medianas empresas (Enaproce) 2018.

En el caso de las pymes, 50.5% argumenta que los créditos son caros, 34.5% que no lo necesitan y 6% muestran desconfianza los bancos, mientras en el caso de las micro, 58% dice que es caro, 20% que es innecesario y 15% desconfían en el banco.

La encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la Secretaría de Economía y la Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Económico también precia que 92% de las mipymes no cuentan con acceso a financiamiento y que la inseguridad es un factor importante para decidir no crecer su negocio.

También define que sólo 23.2% de las pymes tiene acceso a financiamiento y 76.8% no, en el caso de las micro, el número es mayor, 92.4% no tiene acceso.

Durante la presentación del estudio en la oficinas de la Secretaria de Economía, Julio Santaella Castell, presidente del Inegi, mencionó que sólo 8% de las microempresas tienen acceso al financiamiento y en 2018 pagaron una tasa de interés de 11.7%, en el caso de la pequeñas y medianas empresas 2 de cada 10 tuvieron financiamiento en 2018 a una tasa de13 por ciento.

Además se destacó que el financiamiento lo usan para compra de insumos (81.3%), maquinaría (27.5) y pago de otros créditos (25.6%).

Conocer el panorama de las mipymes y sus preocupaciones ayuda a definir políticas públicas que beneficien a estas empresas, mencionó Ana Bárbara Mungaray, coordinadora general del Programa nacional de financiamiento al microempresario y a la mujer rural.

“Entre las conclusiones más importantes a las que hemos llegado en materia de financiamiento, es que necesitamos que las empresas de menor tamaño puedan acceder a crédito competitivo, porque muchas de las empresas que si quieren crecer ven limitado su crecimiento por el alto costo de crédito, y las que no quieren crecer podrían cambiar de opinión si contarán más y mejores opciones”.

Por ello, precisó Mungaray, el rediseño de la política pública para mipymes considera la diferenciación de esquemas y beneficios para empresas de distintos tamaños, porque no son iguales las necesidades de crédito de las micro que de las pequeñas empresas.

Recordó que la SE cuenta con el programa de microcréditos para el bienestar- Tandas para el Bienestar- orientado a las microempresas. “Pero también estamos trabajando de la mano con nuestras alianzas de banco de desarrollo para generar esos otros productos a través del sistema nacional de garantía, podemos pensar en créditos que van de los 20,0000 a los 100,000 pesos”.

Al respecto de la formalización de mipymes, Graciela Márquez Colín, titular de la Secretaría de Economía dijo que primero hay que formalizarlas y es posible a través de los créditos otorgados, porque se conoce al negocio y se ve su capacidad de pago y compromiso. “Este primer crédito (…) nos va a permitir acercar instrumentos para formalizar, porque el tema medular es que muchas de las mipymes no saben que son microempresas, parecen más emprendimientos, como una ruta de la autoempleo. El crédito va a permitir acercarle instrumentos a través de mecanismos de capacitación y eso forma parte del programa de microcréditos”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario