Mipymes, prioridad en la CMIC

Foto EE: Archivo

En 2015 se consiguió la mayor cantidad de recursos en beneficio a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) constructoras, a través del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem). Los apoyos, que se otorgaron, principalmente herramientas tecnológicas, equivalen a 55 millones de pesos, expone Gustavo Arballo Luján, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), como ejemplo de los logros obtenidos durante los 12 meses que ha estado al frente del organismo.

El empresario, quien busca continuar al frente de la Cámara, hace énfasis en el acuerdo de colaboración que la CMIC firmó en junio de 2015, con Nacional Financiera (Nafin), para impulsar el emprendimiento a través de tres programas: Tu Primer Crédito, Tu Crédito para Crecer y Tu Crédito Pyme Joven.

“Aún no hemos contabilizado a los beneficiados porque el programa no ha concluido, sin embargo, tenemos la retroalimentación de jóvenes que satisfactoriamente están incursionando en la industria”, refiere Arballo Luján.

El plan de trabajo del actual presidente de la CMIC está diseñado para tres años de labores. En la primera etapa “hemos implementado una plataforma de servicios, así como el observatorio en la industria de la construcción, también generamos un centro de estudios económicos del sector y lanzamos una plataforma de servicios que nos permitió mejorar al 100% la comunicación con nuestros asociados”, agrega.

De ser reelegido, Gustavo Arballo pretende promover programas de financiamiento del gobierno federal y continuar con las negociaciones para liquidar lo que se les debe a los proveedores, por ejemplo los 7,000 millones de dólares que Pemex adeuda.

Además, impulsará iniciativas como Escuelas al Cien, que a través del Programa de Certificados de Infraestructura Educativa, con inversión de 50,000 millones de pesos, las mipymes podrán participar en la construcción de escuelas en los próximos tres años. “Es una excelente oportunidad de trabajo para poco más de 50% de los afiliados a la CMIC a nivel nacional”, compartió.

Liquidar proveedores

Francisco Javier Gallo Palmer, microempresario constructor de Michoacán, dejó –el pasado 22 de enero– de liderar la CMIC en ese estado para contender por la presidencia de la Cámara.

Con 13 años de experiencia como empresario y 25 en el sector público, Gallo Palmer sabe las dificultades que atraviesan día a día los microempresarios constructores. Aunque reconoce que son parte de la labor, asegura que “el principal problema está en que no tenemos quien nos represente, ni quien nos defienda ante el SAT (Servicio de Administración Tributaria), el IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social), el Infonavit y otras instituciones”, comenta Gallo Palmer.

Los pagos que realizan las mipymes de la construcción por seguridad social son elevados, “somos nosotros, los constructores, lo que pagamos las cuotas más altas: no tenemos trabajadores de 70 ni 100 pesos al día, los más baratos son de 200 pesos diarios; un operador de maquinaria cuesta entre 800 y 1,000 pesos, esto nos perjudica. Sin embargo, no contamos con representantes directos en las juntas del seguro social”. Menciona, también, que pagan las cuotas bimestrales más numerosas en el Infonavit.

Respecto a los adeudos a proveedores, el candidato a la presidencia se comprometió a obtener este dinero, tal y como asegura haberlo hecho durante su gobierno en Michoacán: “en dos años recuperamos 560 millones de pesos que les debían a las pequeñas empresas constructoras”.

Otra de las propuestas de Francisco Javier Gallo es la creación de la Vicepresidencia para la Mujer Empresaria, con el objetivo de impulsar a las 1,500 féminas afiliadas a la CMIC y acercamientos con entidades financieras para ofrecer créditos que impulsen el crecimiento del sector de la construcción en el país.

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario