Miles de amparos vs contabilidad electrónica en NL

Foto: Shutterstock

Monterrey, NL. La ola de amparos contra la contabilidad electrónica, obligatoria a partir de marzo próximo, podría llegar a entre 4,000 y 8,000 expedientes en la entidad, según datos de la Academia de Derecho Fiscal de Nuevo León (ADFNL).

Añadió que empresas grandes, medianas y pequeñas se están amparando contra la medida, no así las trasnacionales.

La afluencia es tal que “creo que es de las ocasiones que más amparos ha habido, tan es así que hay saturación en los juzgados y no están avanzando en otros temas”, refirió Gustavo Mani de Ita, socio de la consultora Deloitte.

LA CORTE TENDRÁ LA ÚLTIMA PALABRA

Sin embargo, la Academia de Derecho Fiscal dijo que este recurso sólo servirá a las empresas para ganar tiempo y no para evadir el cambio tecnológico, ya que la Suprema Corte de Justicia de la Nación podría tardar hasta un año en dar resolución sobre este recurso.

Se pueden ganar los amparos contra la implementación del nuevo sistema electrónico del Código Fiscal de la Federación (CFF), sin embargo, cuando la Suprema Corte de Justicia dicte las sentencias definitivas, las empresas deberán presentar su contabilidad como lo marca la ley, refirió Gustavo Mani.

Y añadió que el amparo permitirá a las empresas ganar tiempo y prepararse para reunir su información; sin embargo, no habrá cancelación de la obligación de presentar la e-contabilidad.

“Si los amparos se ganan, la protección que se dé sobre la fracción cuarta o tercera va a servir momentáneamente, pero la autoridad la va a volver a poner”, explicó, en una conferencia con miembros de la Academia de Derecho Fiscal.

El fiscalista agregó que la mayoría de los amparos están en primera instancia y han sido remitidos a dos juzgados de distrito en México que se crearon ex profeso, y aunque no se ha resuelto ninguno, en definitiva “eso lo va a decidir la Corte, podríamos decir que (los amparos) están en su trámite, va a tomar todavía un año”.

Dijo que la intención principal del amparo se debe a que las empresas consideran que la e-contabilidad, que será obligatoria a partir de marzo, contraviene a la confidencialidad y se viola el Artículo 16 de la Constitución.

[email protected]

acv

CRÉDITO: 
Lourdes Flores / El Economista