Asegurarán a empresas contra terrorismo

Archivo/Eleconomista.mx

El año pasado, 1,389,000 compañías fueron víctimas de delincuencia

Las empresas que operan en México ya podrán, en un solo producto, asegurarse por hasta 25 millones de dólares contra actos terroristas, de sabotaje y ataques directos o indirectos ocasionados por el crimen organizado. México es el primer país del mundo donde se ofertará una póliza que concentre los tres riesgos antes mencionados.

Actualmente existen pólizas que sólo atienden eventos derivados de terrorismo y, a parte, productos que incluyen dentro de sus coberturas los daños causados por el crimen organizado, pero no un seguro que cubra todos estos riesgos, informó Julián Abraham González, vicepresidente de Placement de Marsh, compañía bróker de seguros.

“Está aumentando la preocupación de seguridad entre las empresas que operan en el país, lo que ha hecho que revisen cuidadosamente las coberturas incluidas en sus pólizas de terrorismo y propiedad”, explicó el directivo de Marsh.

A partir de este mes, en una sola póliza, única en el mundo, los empresarios de México podrán asegurar sus propiedades contra ataques terroristas, de sabotajes, agresiones directas del crimen organizado, o por los daños que resulten durante enfrentamientos entre organizaciones criminales o contra elementos policiales.

El producto diseñado por 
Marsh, empresa de corretaje de seguros y fianzas, será ofertado por la aseguradora Atlas y el reaseguro será tomado por Lloyd’s Hiscox.

Esto surge a raíz de que algunos de nuestros clientes se acercaron a preguntarnos si los daños que pudieran ser ocasionados por actos del crimen organizado estarían cubiertos en sus pólizas de terrorismo, entonces vimos que no existe una claridad de que este tipo de eventos pudieran estar cubiertos”, dijo Julián Abraham González.

Hoy en día, la definición de terrorismo en México se refiere únicamente a los daños derivados de eventos políticos, religiosos e ideológicos, es por eso que esta nueva póliza atiende los daños que se deriven también de sabotaje y del crimen organizado, expresó el directivo de Marsh.

El producto se llama seguro contra daños materiales resultantes de actos de terrorismo, sabotaje y crimen organizado, y será ofertado a todos los giros empresariales en cualquier lugar del país.

Las exclusiones de la póliza son dolo o mala fe; falso testimonio, es decir, que si la información que la empresa reporte no es fidedigna, es posible que se decline la contratación del seguro, por ejemplo, debe informar si ha sido víctima de extorsiones y amenazas, y dependiendo de una evaluación de la aseguradora, se dictaminará si se vende la póliza o no.

Además la empresa tiene que reportar las medidas de seguridad que aplica; de no tenerlas, la venta de la póliza no procede.

En México, compañías de diversos sectores han sido víctimas de ataques provocados por organizaciones criminales. En el 2011 delincuentes incendiaron el Casino Royale, en Monterrey, Nuevo León, donde murieron 52 personas; en el 2012 la empresa Sabritas sufrió diversos ataques en centros de distribución en el estado de Michoacán.

De acuerdo con información de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), durante el año pasado 1 millón 389,000 empresas fueron víctimas de la delincuencia en el país.

Con un costo promedio del delito de 56,774 pesos; sin embargo, en firmas grandes, el costo superó 1 millón de pesos.

En junio pasado, la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) informó que “debido a la problemática de inseguridad que se vive en el país”, consideraban que los temas relacionados con crimen organizado, como con los derivados de terrorismo, fueran excluidos de las pólizas de incendio, y en consecuencia, se contratarán bajo convenio expreso.

De aprobarse la propuesta de la AMIS, la exclusión de terrorismo se ampliaría para integrar otro tipo de actos como, particularmente, la delincuencia organizada.

[email protected]

CRÉDITO: 
Yuridia Torres, El Economista