México, de los más caros para emprender

Foto: Cortesía

Iniciar una empresa cuesta 50% más con respecto al promedio de los países de la OCDE

Abrir una empresa en México resulta 50% más costoso, con respecto al promedio de los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE); lo que coloca a nuestro país como séptima de las 34 economías más caras para emprender.

Así lo afirmó Nick Malyshev, jefe de la División Política del organismo internacional, basado en el último reporte de la OCDE, titulado “Reformas estructurales en la regulación, competencia y políticas educativas para acelerar el crecimiento”, en el que destaca que por arriba de México se ubican Corea, España, Turquía, Polonia, Italia y Grecia, con los más altos gastos en la apertura de un negocio.

“Los costos para iniciar una empresa para los emprendedores son muy altos; en comparación con otros países es un 50% por arriba de éstos... Sabemos que todas esas trabas y costos altos son un desaliento para los emprendedores e incentivan el comercio informal y prácticas no correctas (corrupción)”, aseveró.

De visita a México, el funcionario de la OCDE reconoció la labor del gobierno mexicano al emprender reformas regulatorias en seis años, cuando otras naciones lo hicieran en 20; sin embargo, dijo que la traba que impide avanzar a México es la restricción a la inversión privada de sectores como son: telecomunicaciones, transporte, electricidad, además del mercado laboral e infraestructura.

Impulso al PIB

En compañía del titular de la Secretaría de Economía, Bruno Ferrari, Nick Malyshev sostuvo que si México se reforma con las mejores prácticas internacionales y libera la regulación de las restricciones, en un lapso de 10 años la tasa de crecimiento potencial del Producto Interno Bruto (PIB) sería de 10 por ciento.

Al respecto, el encargado de la política económica en México dijo que se tiene el reto de mejorar 11% de los trámites federales, con el fin de lograr ahorros millonarios, traducidos en un impacto directo de 1.2% del PIB.

Ferrari presentó la Estrategia para elevar la productividad y acelerar el crecimiento del gobierno federal, la cual consiste en que todas las dependencias federales simplifiquen, mejoren o, en su caso, eliminen trámites costosos a la ciudadanía y empresarios. De esta forma, serán 1,028 propuestas a mejorar.

Ejemplificó: reduciendo el plazo de respuesta de la solicitud de préstamo a cuenta de pensión del Seguro Social de 42 días a sólo uno, con lo cual se lograrían ahorros por más de 6, 700 millones de pesos.

Además, “se disminuirá el plazo del trámite de despacho de embarcaciones o artefactos navales de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, de 28 días a uno, lo que brindará beneficios por más de 3,942 millones de pesos”.

[email protected]

CRÉDITO: 
Lilia González, El Economista