México y EU van por clúster de pymes aeroespaciales

Foto: F. Peña

La Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (Fumec), promueve estrategias creativas y fomentar la colaboración de científicos con las empresas en proyectos de investigación aplicada y desarrollo de personal especializado.

Arturo Medrano Leal, representante en Baja California de la Fundación México–Estados Unidos para la Ciencia, resaltó la necesidad de establecer mayores enlaces entre la industria y la ciencia en la frontera México-Estados Unidos.

Durante su presentación, titulada Fumec: construyendo puentes entre la investigación y la aplicación, Medrano Leal dio a conocer varios ejemplos de colaboración entre instituciones científicas mexicanas y empresas bajacalifornianas.

Destacó la vinculación con el sector aeroespacial del estado, en particular la agrupación de pequeñas y medianas empresas (pymes) que al sumar capacidades y potencial lograron desarrollos para empresas trasnacionales de la aviación.

“Es viable agrupar pymes en otros sectores como la biotecnología y la electrónica, en alianza con instituciones educativas”, dijo.

La conferencia se realizó este miércoles en el auditorio de la Unidad de Desarrollo Biomédico (UDB), organizada por la Dirección de Impulso a la Innovación y el Desarrollo (DIID) del Centro de Investigación Científica y Estudios Superiores de Ensenada (Cicese).

Citó su experiencia con el programa de Materiales Avanzados que ha promovido Fumec, que promovió la vinculación de institutos técnicos con las necesidades de la industria aeroespacial y la especialización en proyectos de materiales para este sector.

Mencionó que con la inserción de un solo experto en la industria privada se podría lograr convencer a una empresa de traer los 400 empleos directos de toda una línea de producción a Baja California para trabajar en el proyecto doctoral del especialista.

Medrano Leal aseguró también que existe un gran potencial en este tipo de programas para los investigadores del Cicese y otras instituciones académicas, ya que permite la formación de capital humano, que son los estudiantes de posgrado.

A través de proyectos aplicados con la industria, y en muchas ocasiones estos estudiantes entran a las filas de las empresas y se convierten en un nexo de colaboración con la compañía, con la que se puede seguir colaborando en otros proyectos.

“Fumec comenzó como una institución que ofrecía becas a mexicanos para estudiar en el extranjero, justo como el Conacyt”, indicó.

Evolucionó, dijo, gracias a que se estableció una junta de gobierno corporativa con miembros de los sectores académico y empresarial de ambos países, que comenzaron a trabajar en programas con una visión diferente.

La presentación formó parte del Programa de Impulso a la Cultura de innovación, creado por la DIID-CICESE para construir este tipo de puentes entre la investigación y su aplicación, ya sea en el sector público o privado.

acv

CRÉDITO: 
Notimex