México cae en el ranking de competitividad

Foto: Archivo/El Economista

Corrupción y crimen principales factores que obstaculizan los negocios

México cayó dos lugares en el Índice de Competitividad Mundial 2013-2014 publicado por el Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés) al ubicarse en el lugar 55 en el ranking, revirtiendo dos años de avance que se habían logrado desde el 2011. Ese año, México pasó del lugar 66 al 58; en el 2012, escaló hasta el 53.

La corrupción y el crimen son los principales factores que obstaculizan el clima para hacer negocios en el país, seguidos por la ineficiencia burocrática, los impuestos, el acceso a financiamiento y las restrictivas regulaciones laborales, de acuerdo con el documento. Destaca que los dos primeros factores han escalado peldaños en los últimos años, pues para el 2010 la corrupción se ubicaba en el segundo lugar y el crimen, en el cuarto.

En contraste, dentro de los pilares de medición del reporte, los rubros mejor calificados para México fueron tamaño de mercado, donde se ubicó en la posición 11, ambiente macroeconómico (49), sofisticación de negocios (55) y desarrollo del mercado financiero (59).

En innovación, (61) se obtuvieron resultados intermedios, así como en infraestructura (64), salud y educación primaria, (73) y preparación tecnológica (74). En tanto que los pilares peor calificados para el país fueron los correspondientes a eficiencia en el mercado de bienes (83), educación alta y capacitación (85), instituciones (96) y eficiencia en el mercado laboral (113), donde cayó 11 peldaños, pues en el reporte pasado se ubicó en el lugar 102.

Suiza, Singapur y Finlandia repitieron en las tres primeras posiciones del ranking, seguidos por Alemania, Estados Unidos, Suecia, Hong Kong y Países Bajos. Entre los países de América Latina y el Caribe, México repitió en el quinto lugar, superado por Chile, Panamá, Barbados y Costa Rica.

Esperanzan reformas

“Bajo los acuerdos del Pacto por México, el país ha empezado a llevar a cabo algunas muy importantes y ya retrasadas reformas en el mercado laboral y en el área educativa. Además, mayores reformas en el mercado de bienes y servicios destinadas a aumentar la competitividad en sectores estratégicos, sobre todo en el sector energético, están previstas antes de fin de año” asevera el WEF en el documento, destacando las oportunidades que observan en el desempeño futuro de nuestro país.

Adicionalmente, el organismo refiere que, con una completa y eficiente implementación de estas reformas y tras un periodo de transición política, se prevé que mejoren los más apremiantes retos que enfrenta el país en términos de competencia doméstica, baja competencia, producto de un sistema educacional de baja calidad, y rigidez en el mercado laboral.

Asimismo, el WEF destaca que la agenda en competitividad del país deberá incluir acciones orientadas a fortalecer el funcionamiento de sus instituciones, sobre todo en el parte de la lucha a la corrupción (99) así como en elevar el nivel de seguridad (135).

El índice se calcula con información pública disponible y la Encuesta de Opinión Ejecutiva realizada por el propio organismo, en conjunto con institutos asociados en los países que incluye la evaluación.

Caída servirá al Congreso para reflexionar IP

La caída en el ranking de competitividad internacional que sufrió México servirá al Congreso para “reflexionar” sobre las debilidades y obstáculos que enfrenta el país para crecer, por lo cual debe enmendar con la aprobación de reformas estructurales que permitan contrarrestar el “efecto cangrejo”, consideraron los presidentes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gerardo Gutiérrez Candiani y Juan Pablo Castañón.

“El gobierno y la sociedad (que incluye a los empresarios, políticos y ciudadanía) están empujando para que se corrija el tema de seguridad, educación, infraestructura, que son de los principales indicadores que disminuyeron -en el reporte del Foro Económico Mundial (WEF por su sigla en inglés)-. Hay una propuesta clara que empujamos y se va resolver con las reformas estructurales que se están dando”, aseveró el líder de la máxima cúpula empresarial.

Gutiérrez Candiani agregó que los índices negativos se dieron por la falta de reformas, y confió en que si se siguen generando acuerdos a través del Pacto por México, de la participación del sector privado, gobierno y Congreso, pero sobre todo, si se toman acciones para potenciar la inversión pública, aprovechar los tratados de libre comercio del país, las reformas estructurales, y aplicar las leyes de competencia, laboral, entre otras acciones, “nos pueden cambiar de manera radical la situación de México y los mexicanos de manera muy favorable”.

Entrevistado por El Economista, el dirigente de los patrones advirtió que si las reformas como la energética, financiera, hacendaria, anticorrupción, Estado de Derecho y seguridad no son aprobadas a fondo, de nada servirán para revertir la tendencia de pérdida de competitividad, ya que terminaremos siendo “un país de media tabla”.

“Nos hemos tardado mucho tiempo en reformar nuestras instituciones y nuestra economía, así como la convivencia entre los mexicanos(…). A pesar de tener reforma laboral, ésta no despega porque falta que rinda frutos, que se defina la responsabilidad de la empresa y el empleado”, acotó Castañón.

CRÉDITO: 
Claudia Tejada y Lilia González, El Economista