En México capacitan para pilotear drones

José Luis González, director de Dron Academy. Foto EE: Hugo Salazar

La fiebre por los drones sigue calentando el mercado. No sólo crecen las ventas de estos pequeños robots teledirigidos, sino también sus aplicaciones en el campo civil, lo que por supuesto ha abierto nuevas oportunidades de mercado y, para cerrar el ciclo comercial, ahora surge la capacitación.

José Luis González dirige Drone Academy, la primera escuela para pilotos de vehículos aéreos no tripulados (UAV por sus siglas en inglés), en México y, según su creador, de América Latina. El emprendedor es también fundador de Droneshop, una tienda en línea que vende estos dispositivos y sus accesorios; incluso comercializan sus propia marca, Helidroid, hecho en China y que tiene un costo de 10,000 pesos.

“Abrimos la escuela porque veíamos a clientes que compraban los drones y no se animaban a volarlos. Habían pagado 7,000 pesos (o más) y temían perderlo”, explica José Luis González, en entrevista.

La escuela abrió a principios de este año en Guadalajara con un taller piloto. Tras comprobar el interés de los clientes, González y su socio David Quiroz decidieron crear un plan de estudios más estructurado de nueve horas, divididas en dos días. Los instructores dan una capacitación teórica sobre componentes básicos del dron, control remoto, armado, uso de baterías y simulador de vuelo; luego viene la parte práctica de vuelo. El costo es de 5,000 pesos.

“Lo que más se le dificulta a la gente es despegar. Si se hace muy lento, el dron tiende a irse de lado. Yo le digo a mis usuarios que hagan movimientos suaves, pero firmes; y que nunca pierdan de vista el dron”, comenta el emprendedor.

Mercado que vuela

El uso de drones para actividades civiles no está regulado en varios países, pero esto no ha detenido su avance. De acuerdo con el Financial Times, en el Reino Unido 850 grupos comerciales tienen permiso para operar estas unidades. En México, la Dirección General de Aviación Civil (DGAV) dijo a Expansión que ha otorgado una docena de permisos desde abril de este año.

Según Deloitte, alrededor del mundo hay 700,000 drones comerciales en operación y la expectativa es que este año se venden 300,000 más. El sitio especializado Dronelife recogió las estimaciones de ventas para este año de los tres principales fabricantes del sector: la francesa Parrot, la china DJI y la mexicana 3D Robotics, que eleva al doble la cifra.


En conjunto, las tres firmas colocarían este año más de 2.1 de unidades. La agencia de investigación de mercados, WinterGreen, estima que el valor de mercado es de 3,400 millones de dólares y podría llegar a 27,100 millones para el 2021, impulsado por factores como su conexión con teléfonos inteligentes y su aplicación en campos como la agricultura, petróleo y gas, patrulla fronteriza, seguridad pública y nacional, respuesta ante desastres, mensajería, fotografía y video.

En México, secretarías como las de Defensa Nacional (Sedena), de Marina (Semar), de Seguridad Pública (SSP) y de Agricultura (Sagarpa), así como el Servicio Geológico Mexicano (SGM), el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) y el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) son algunas que cuentan con VANT.

Esta explosión comercial ha alertado a los gobiernos, por los riesgos que implica. De acuerdo con el Financial Times, entre mayo del 2014 y marzo del 2015 se registraron en el Reino Unido seis incidentes graves que involucraron drones en aeropuertos. La Comisión Europa propone medidas restrictivas para su uso y en México, la DGAC ha regulado su operación, de acuerdo con su peso.

Capacitación y seguro

La DGAC impone que los drones de uso comercial deben contar con un seguro de daños a terceros y aquellos con más de 25 kilogramos de peso sólo pueden manejados por operadores con licencia de piloto.

José Luis González considera desmedida esta última restricción. La autoridad exige 40 horas de vuelo para expedir una licencia de piloto privado, con al menos cinco horas de travesía “que para volar un dron es demasiado”.

Hasta el momento, Drone Academy ha capacitado a 60 personas a través de 12 cursos. Al menos cinco horas son de práctica.

En cuanto al seguro, el emprendedor desarrolló un seguro para daños a terceros ocasionados por los drones. La cobertura, indica por último, es por un millón de pesos y la prima de cinco a 10,000 pesos anuales.

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.