Los profesionistas mexicanos prefieren tener un jefe

Foto: Shutterstock

A pesar de que las nuevas generaciones están cambiando la manera de trabajar en una empresa, parece que los jóvenes mexicanos se rehúsan a asumir responsabilidades y prefieren tener la figura de un jefe que les indique qué actividades desempeñar, expuso Eric Northam, fundador y director de Easy Broker, plataforma que facilita a las agencias inmobiliarias promocionar sus edificaciones.

El estadounidense que, desde hace cuatro años, encontró en México el lugar ideal para iniciar un negocio, comentó –en una reunión privada entre emprendedores extranjeros y medios de comunicación– que una de las situaciones que más le ha sorprendido de la cultura nacional es la referente al capital humano, ya que “aquí todavía esperan a un patrón que les diga exactamente qué hacer. Esto ha sido un obstáculo, porque para nosotros es importante contratar personas con iniciativa”.

El 87% de los mexicanos prefiere tener un empleo que emprender, debido a factores como las altas cargas económicas que implica arrancar un negocio (46%), la exposición a crisis económicas (29%), la decepción como persona (16%) y el quedarse sin trabajo fijo (16 por ciento), según el Reporte Global de Emprendedores 2015 elaborado por Amway.

Para Eric Northam no ha sido sencillo hacer que los colaboradores entiendan que no deben tener miedo a probar cosas nuevas, a equivocarse, “quiero explicarles que no me vean como un jefe, sino como un mentor que se preocupa por su crecimiento personal y profesional”.

Y es que a los mexicanos no les gusta discutir y terminan haciendo las cosas porque alguien más se los pide, “cuando los cuestionan acerca de su trabajo no se defienden, prefieren volver con una nueva propuesta”, a esto hay que agregarle que son muy sensibles y hablarles en tono alto puede ocasionar malentendidos.

Además, “en México todavía prefieren trabajar en grandes empresas, tener seguridad y esto no se los puede dar una startup: aquí un día sabes qué tienes que hacer, pero al otro tus actividades cambian por completo (…) la gente no está abierta a muchas cosas”, indicó el alemán Julian Giessing, quien hace nueve meses fundó Printero, una imprenta online.

Ubicar al talento, una barrera

Otro de los problemas que los emprendedores extranjeros identifican en el talento mexicano es su informalidad a la hora de postularse a un nuevo empleo. “Cuando publicas alguna vacante, la mayoría de las cartas de presentación y currículum vitae que recibes tienen faltas de ortografía, están mal escritos y no actualizados”, refirió Eric Northam.

A diferencia de Estados Unidos, donde las universidades dan clases de cómo escribir un buen currículum, cómo postularte a una empresa, en México los jóvenes “no tienen idea de cómo hacer estas cosa, lo que dificulta la selección, ya que no sabes si es un buen candidato y sólo lo estás juzgando por la forma en que se presenta”, complementó el emprendedor estadounidense.

Es por esto que el colombiano Sebastián Saldarriaga, director de Gyo Solutions, compañía que desde hace ocho años se dedica a la creación de aplicaciones móviles en el país, decidió evitarse cualquier tipo de problemas en cuanto al reclutamiento de personal y –junto a sus dos socios– entendió que para tener a los mejores en su equipo, era necesario buscarlos por su propia cuenta:

“Uno de mis socios se metió a dar clases a una universidad y ahora cuando identifica a un alumno sobrado lo lleva a trabajar a la empresa, le damos capacitación y así formamos nuestro grupo de colaboradores (…) Nos aseguramos de generar al mejor talento humano, que quizá en un par de años dirija mi empresa; hay que dimensionar y formar un equipo multifuncional, responsable e independiente”, concluyó el emprendedor.

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario