Mercado premia a pymes incluyentes

Archivo/Eleconomista.mx

Conapred revela datos de la discriminación al buscar empleo

Cuando un empresario crea oportunidades laborales para personas susceptibles de sufrir algún tipo de discriminación, ya sea debido a su género, cultura, preferencia sexual, edad o porque padece alguna discapacidad, abre una nueva perspectiva de productividad a su negocio y al país, pues genera entornos laborales más armónicos, además de que mejora su imagen corporativa ante los clientes, asegura Ricardo Bucio, presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

Reconoció que aún hay mucho por hacer para lograr que esta visión permee en las pequeñas y medianas empresas (pymes) de México.

Según la reciente Encuesta Nacional sobre Discriminación en México (Enadis 2010), “el ingreso que obtiene 54.9% de los encuestados es insuficiente para cubrir sus necesidades, lo que nos habla de la calidad del empleo al que accede este grupo, situación que se refuerza si consideramos que casi 39% de ellos obtiene la mayor parte de su ingreso de un trabajo”, comenta Bucio.

En los resultados de la encuesta se indica que las personas con discapacidad numeran entre sus mayores problemas: el desempleo, la discriminación, las dificultades para ser autosuficiente y el acceso a los apoyos gubernamentales.

La encuesta fue aplicada a una muestra de 52,095 personas elegidas aleatoriamente en las 32 entidades del país. Detalla que los migrantes y los adultos mayores son otros de los sectores con mayor discriminación por la sociedad a la hora de encontrar un trabajo.

“Según los resultados del Censo de Población y Vivienda 2010 realizado por el INEGI, en México hay 10.1 millones de adultos mayores, de los que 91.2% considera difícil conseguir un empleo; 61.8% es mantenido por algún familiar o conocido, y 27.6% recibe una pensión”.

En el apartado de discriminación a migrantes, revela que 45.5% de este sector afirma que ha padecido actos de discriminación en el ámbito laboral, principalmente por los bajos salarios que perciben, despidos injustificados y violaciones a otros derechos.

Ante esta situación, Jorge Huerta, director de la licenciatura en Administración y Dirección de la Universidad Panamericana, hizo énfasis en la necesidad de que las empresas modifiquen sus políticas y adopten esquemas inclusivos.

“Debemos aprender que una de las mayores ventajas de ser incluyentes es que en la diversidad se encuentra mucha riqueza, pues a pesar del color de la piel, del género o alguna discapacidad, pueden aportar un nuevo punto de vista a las pymes”, precisó.

Urgen planes contra la discriminación

En ocasiones, las personas que han padecido discriminación buscan la manera de generar alternativas proactivas para evitar que otras padezcan lo mismo, transformando su situación en una solución que promueve el empleo, ya sea a través del desarrollo de herramientas de apoyo para quienes son discriminados o a través de emprendedurismo social.

Al respecto, Armando Laborde, director de Ashoka México y Centroamérica, explicó que en su empresa apoyan con “montos que van desde 20,000 hasta 30,000 pesos a emprendedores sociales que propongan soluciones novedosas a problemáticas sociales como la discriminación. Empezamos a ver ejemplos interesantes para hacer que se respeten los derechos de las personas”.

Dio como ejemplo el caso de Cecilio Solís, presidente de la Red Indígena de Turismo de México (RITA), quien es miembro de la red de emprendedores apoyados por 
Ashoka, quien asegura que la sociedad mexicana siempre ha visto a los indígenas como si fueran las personas más pobres de nuestro país.

“En RITA deseamos cambiar el pensamiento que se tiene de nuestros pueblos a través de recorridos turísticos. Los indígenas queremos que nos respeten. Pedimos que las oportunidades se den conforme al desarrollo de las capacidades y al fortalecimiento de habilidades de cada persona”, comenta Cecilio.

Para contribuir a esta tarea e incentivar a que las empresas adopten esquemas de inclusión, hace un año el Conapred publicó una guía de acción contra la discriminación laboral titulada: “Institución Comprometida con la Inclusión”, en la que se establecen las bases para que las empresas del sector público y privado del país transformen sus políticas administrativas en beneficio de la igualdad de oportunidades.

A la fecha han participado, en este esfuerzo que pretende poner un freno a la discriminación, 13 empresas privadas, 19 dependencias públicas y 51 organismos de la sociedad civil.

Gana más al adoptar este modelo

Beneficios:

  • Genera confianza y credibilidad institucional.
  • Propicia un clima laboral positivo.
  • Favorece el incremento de la productividad.
  • Genera empleos dignos.
  • Impulsa el desarrollo personal y profesional de las personas.
  • Hace evidente el compromiso de 
la institución con la igualdad y la no discriminación.
  • Mejora la imagen corporativa.
  • Fortalece las relaciones entre 
la institución 
y la sociedad.

[email protected]

CRÉDITO: 
Fabiola Naranjo