Proveeduría de abarrotes reporta crecimiento

Foto: Especial

Península de Yucatán la región con mayor dinamismo en el país

Cancún, Qroo. El sector de proveeduría al mayoreo de tiendas de abarrotes reportó un crecimiento de 8.7% en la Península de Yucatán durante el primer cuatrimestre del año, muy por arriba del promedio nacional, que fue de 6.5 por ciento.

Desde el año pasado, la región mantiene una tendencia a la alza que hoy la sitúa como la de mayor auge en todo el país, gracias a la incorporación de nuevas cadenas de proveeduría.

En entrevista, Iñaki Landáburu Llaguno, director general de la Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas (ANAM), asegura que el ritmo de crecimiento del sector los coloca como uno de los más vigorosos en el comercio de todo el país, por arriba del que reporta el sector de autoservicios y muy por arriba de la economía nacional en su conjunto.

Actualmente, la proveeduría detallista tiene una participación de mercado de 46%, contra 54% que detenta el sector de autoservicio. Sin embargo, asegura, esa cifra es un tanto engañosa, pues esa tajada del mercado no está totalmente en manos de las grandes cadenas como Walmart, Soriana o Comercial Mexicana, sino que la comparte con la distribución horizontal que realizan empresas como Bimbo y Coca-Cola, que llegan hasta las tienditas más recónditas a través de sus canales de distribución.

Hasta el 2008, la proveeduría detallista de tiendas de abarrote ostentaba hasta 56% de la participación de mercado, hasta caer en los últimos cuatro años a 46%, atribuido, según el dirigente de la ANAM, a la preminencia de las grandes cadenas de autoservicio y prácticas desleales como la venta de mercancías por debajo de su costo de producción.

Legislación en puerta

Pese a los avances, “seguimos con un fuerte impulso para que se apruebe la ley general de prácticas comerciales, que hoy ya se encuentra en comisiones en la Cámara de Senadores y con una amplia posibilidad de que sea tomada en cuenta para su votación este mismo año”, refiere.

Explica que existe una férrea oposición del sector de autoservicios a que esta ley se apruebe, pues lo que plantea es evitar que cualquier distribuidor final de abarrotes venda a un precio por debajo del costo de producción, práctica común de las grandes tiendas de autoservicio, añade.

[email protected]

CRÉDITO: 
Jesús Vázquez, El Economista